No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales
La literatura nazi en América / Roberto Bolaño
Biografía , Cachito , Costumbrista , HUMOR , Narrativa , Novela / 1 Noviembre 2012

La muerte prematura de este hombre, a los 50 años, ha sido una desgracia para la literatura mundial, ya que nos privó de un enorme talento literario. Sus novelas más conocidas, Los detectives salvajes y 2666, son dos exquisitas obras de arte de la narrativa moderna. Su manejo del lenguaje, su originalidad, su sentido del humor, su insultante inteligencia sudamericana, su sacerdocio literario, sus prodigiosas dotes… nunca nos dejarán de asombrar y siempre serán fuentes de placer para lectores de todos los tiempos. Esta novela que nos ocupa, La literatura nazi en América, es especialmente divertida. Yo he soltado más de una carcajada. Está planteada como un listado borgiano (se le ha comparado con Borges; desde luego, en este libro, las similitudes son evidente) de personajes imaginados, pero con todas las posibilidades de ser reales. De hecho mezcla realidad con ficción constantemente y yo reconozco que muchas veces no sé dónde está la frontera, lo que hace al asunto mucho más hilarante. El libro consta sencillamente de una serie de biografías de personajes marginales, todos con veleidades literarias, todos con aberrantes ideales derechosos. Nos haremos mejor una idea si consigno aquí un par de inicios de esas vidas: Silvio Salvático…

Vida / Keith Richards
Biografía / 20 Septiembre 2012

Atención, un minuto de silencio. Pero por respeto, eh, no me sean morbosos. Porque resulta que este menda, Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones es uno de mis ídolos artísticos. No solamente lo considero uno de los mejores guitarristas de acompañamiento de todos los tiempos, sino que dejó grabado el punteo más exquisito que recuerdo, de solo tres o cuatro notas muy clásicas y muy repetidas, por cierto, en la versión de estudio de la canción Simpathy for the Devil, dentro del LP Beggar’s Banquet del maravilloso año 1968. Me quito el sombrero y todo lo que haga falta, y sigo con el libro. Cuando lees una autobiografía siempre esperas con cierta resignación que te decepcione de una forma u otra. Y es normal. Porque escribir sinceramente todo acerca de uno mismo es imposible o muy aburrido, o muy doloroso, o muy crudo… excesivo, en suma. Sin embargo en este caso el protagonista mismo es tan excesivo, valga la, que la biografía promete emociones fuertes antes de leerla. Y el tipo es sincero, sí señores, y escribe correctamente, que sí, y tiene su cultureta y su visión de la vida, y explica todos (?) sus excesivos movimientos vitales, y…