Ciencia ficción

Yo, como muchos, no estoy de acuerdo con llamar ciencia ficción a los libros de ciencia ficción. Decí­a Einstein cuando le preguntaba qué era el tiempo, que el tiempo es eso que miden los relojes. La ciencia ficción lo mismo: es eso que va dentro de los libros de ciencia ficción, que puede no ser ciencia ni ficción siquiera. Podrí­amos llamarlos “el género pretexto”. El pretexto para presentarnos situaciones, tramas, ante las que hay que tomar una postura, que aunque no se correspondan con el mundo real o histórico, nos puede deparar una lección, un entrenamiento espiritual, y, por qué no, un divertimento inverosí­mil.
La ciencia ficción no es un género, es… otra literatura. Dentro de ella hay todo tipo de novelas, del oeste (Tropas del espacio), de guerra (El juego de Ender), de amor (Amanecer), de aventura (Mundo anillo), cientí­ficas (La paja en el ojo de dios), crí­tica social (Mercaderes del espacio), polí­ticas (Los desheredados), filosóficas (A vuestros cuerpos desnudos), policiacas (Bóvedas de acero), o de intriga (Fundación). Uno podrí­a leer todo tipo de literatura sin salirse de la ciencia ficción. La ciencia ficción deja maniobrar al autor y le proporciona un marco comprensible donde sucede la acción, con el añadido de que esta facilidad puede, y es, a veces muy vistosa y amena y muy bien aceptada por el lector. Lo de que sirve para resolver situaciones ficticias que puedan llegar a ser verí­dicas es algo sobradamente comprobado, no olvidemos que la ciencia ficción también ha sido denominada a veces género de “anticipación”; sólo hay que recordar algunas de esas anticipaciones, como el submarino de Verne, o su viaje a la Luna; las leyes de la robótica de Asimov, que han sido adoptadas como principio ético por los ingenieros cibernéticos; el desarrollo de internet y su futuro, estudiado con una visión alegre y desenfadada en la novela Ora-Cle, de Kevin O’Donell (de obligada lectura para los internautas), y seguramente podrí­amos escribir un sinnúmero de invenciones, y sobre todo, de situaciones previstas en la ficción y luego sucedidas en el mundo real.
Como hace tiempo que perdí­ la esperanza de hacerme una culturilla leyendo, y (casi) sólo lo hago para divertirme, he encontrado en este género (y en la novela negra) una mezcla de interés humano, entretenimiento y sana curiosidad, que me anima a seguir gastándome las perras en literatura. Me gusta la ciencia ficción, caray, y reivindico para ella un lugar preferente en el mundo literario, y no uno de género segundón.
El botones

Publicado en Ciencia Ficción | 1 comentario

Contrastes: Contraluz, de Thomas Pynchon y Retrato de una dama, de Henry James

Me enfrasqué en la lectura de una obra de 1300 páginas del escritor norteamericano Thomas Pynchon y, agobiado en un texto de historias paralelas, personajes y escenas estrambóticas que se interfieren erráticamente, me vi necesitado de alternar dicha lectura con alguna obra que tuviese un clímax totalmente opuesto. No sé porqué elegí una obra de Henry James, ya leída en otra ocasión: “Retrato de una dama” y fue como pasar del fuego al hielo, y no porque esta segunda fuera fría, sino por el tremendo contraste, que logró el milagro de poder sobrellevar la primera: “Contraluz”, del autor citado y al mismo tiempo respirar el aire fresco de la segunda novela. Esta composición en cuatro imágenes, ilustra el hecho de recomendar la lectura de dos obras totalmente divergentes, a mi juicio, y no tienen que ser estas dos necesariamente. Cualquier contraste puede ser sugerente y fascinante, en el caso de que un lector sea demasiado seducido o absorbido por una de ellas. En el terreno de las artes plásticas sería, por poner un ejemplo, como saltar de la pintura de Velázquez a la de Francis Bacon o de los bodegones de Braque a los de Luis Meléndez. Lo que recomendaría es, pues, no necesariamente estas dos novelas citadas, sino esa experiencia de alternar la lectura de dos argumentos, tramas y técnicas descriptivas contrapuestas. Pero ya puestos..¿por qué no?. Me sedujo de la primera (Retrato de una dama) sus inteligentes y suspicaces diálogos, con esa ironía inglesa, y sobre todo la profunda descripción de la psicología íntima de la Dama en cuestión, una mujer libre que incluso antepone al amor sus convicciones culturales y sociales. La obra de Thomas Pynchon me aburrió y divirtió a rabiar a la vez, en una maraña de historias paralelas de ficción, algunas con un tono algo kitsch, cuestionando o tergiversando el curso recurrente de la historia convencional, como un cocktail de reflexiones sesudas y diálogos de hermanos Marx
Miguel Sánchez

Publicado en Costumbrista | Deja un comentario

Los panzers de la muerte – Sven Hassel

-Los vi morir, a todos ellos, a mis camaradas, a los que compartieron conmigo las tripas de un tanque panzer, el hielo de las estepas rusas, las prisiones prusianas donde nos obligaban a desfilar al paso de la oca durante horas, hasta que sentíamos los músculos como alambres de espino; compartí con ellos el horror bajo los bombardeos y todas las trincheras embarradas por las que nos arrastramos por media Europa usando los cadáveres de los soldados como sacos terreros. ¡Quita de ahí las patas, joder!
-¿Desde cuándo un soldado raso como tú da órdenes a un cabo, todo un obergefreiter del 27º Regimiento Disciplinario Blindado que, como bien sabes, los cabos somos la columna vertebral del ejército alemán. El mismo Adolf no pasó de cabo cuando estuvo en el ejército y ahí lo tienes, conquistando el mundo para mayor gloria del Tercer Reich.
-A ti también te veré morir, y a ese bruto de Hermanito, míralo, contando los dientes de oro que ha sacado de los fusilados de esta mañana ¡ojalá que no sea quemados vivos! como suele sucedernos a los tanquistas, porque al fin y al cabo os he ido cogiendo cariño.
-Ya, sobre todo cuando le reviento la cabeza a un bolchevique un segundo antes de que te clave su bayoneta en la garganta.
-Igual no fue compañerismo lo que te movió, sino el fajo de marcos que te debo, maldito tramposo, con el que esperas poder darte un buen festejo en el burdel de Herta la gorda, de donde, por cierto, te ayudé a escapar cierto día por la ventana cuando te perseguía una patrulla de la Schutzpolizei por aquel asuntillo del robo de un camión de latas de conserva que desapareció del almacén del intendente Nass ¿esos hechos no acuden a tu memoria?
-Una minucia, no es lo mismo despistar a unos schuppos mirando para otro lado que jugarte la vida heróicamente para salvar a un camarada ¡mi comportamiento siempre es meritorio! Ni siquiera tengo ya sitio en la pechera para tanta cruz de hierro y tanta medalla al valor. Y hablando de eso… me parece que al Viejo le acaban de encomendar, nuevamente, que nos juguemos la piel yendo detrás de las líneas enemigas, míralo con qué cara de pocos amigos está discutiendo con Julius.
-Ese puto nazi estará contento pues si vuelven a darle ocasión de ensanchar aún más el imperio germano a esta parte del Volga, seguro que se lustra las botas y se plancha el uniforme antes de ir a tirarse al barro helado a despellejar cosacos. El propio mariscal Paulus se correría de verlo tan marcial y obediente.
-Sin duda debería ser un ejemplo para ti, miserable subhombre danés, fíjate en él a ver si consigues parecer un bravo soldado alemán algún día. Yo mientras tanto echaré una cabezadita, me huelo que nuestro amado teniente nos guarda un día lleno de sorpresas por las calles en ruinas de esta helada ciudad de José Stalin.
-Creo que te imitaré.

Solía ver a Sven Hassel por Barcelona, con sus gafotas negras y me preguntaba cuánto de verdad tendrían sus novelas, aunque parece ser cierto que las gafas eran porque la nieve rusa le quemó los ojos durante la campaña. Sin escribir bien, ni mal tampoco, su discurso engancha a quien lo lee y le captura con su cruda mezcla de sinceridad y barbarie. Más de cincuenta millones de libros vendidos en dieciocho idiomas lo atestiguan, y alguna película, y creo que alguna serie en puertas. La lista de sus obras es esta:
La legión de los condenados (1953)
Los panzers de la muerte (1958)
Camaradas del frente (1960)
Batallón de castigo (1962)
Gestapo (1963)
Monte Cassino (1963)
¡Liquidad París! (1967)
General SS (1969)
Comando «Reichsführer» Himmler (1971)
Los vi morir (1975)
La ruta sangrienta (1977)
Ejecución (1979)
Prisión GPU (1981)
El comisario (1985)
La gloriosa derrota (Póstuma)
El botones

Publicado en Aventura | Etiquetado , | 1 comentario

Drácula – Bram Stoker

Acabo de hablar con un amigo, de regreso de su viaje a Transilvania, sorprendido por la contemplación de aquellos agrestes y salvajes paisajes, donde destaca arriba el famoso castillo del legendario Conde Drácula, en un ámbito y situación que no tiene nada que ver con la novela de Stoker.
Me muestra una foto, en la que aparece mi amigo con una capa roja, que previamente le han prestado, mordiendo el cuello de su mujer, lo que da constancia de la bizarra especulación turística que hay montada por esos lares.. Hay que ver hasta dónde ha llegado la influencia de un libro !   Si se busca en el navegador de la web el nombre Drácula, aparece con preferencia la película, como era de esperar, y no el libro, que parece relegado a un segundo lugar. Lástima, porque la obra, al menos para mi, goza de una gran calidad literaria, aunque puestos a meternos en el tema del terror, creo que la supera Frankenstein de Mary Shelley.
Acabo de ver la película “Un lugar tranquilo”, marcada en la página “FilmAffínity”con una calidad mediade 7 puntos, que no es poco.  Salí del cine con mala leche, porque ese lugar…de tranquilo nada. No es mala película, a mi juicio, pero se estropea al final ( y también desde casi al principio) con la aparición de ese descabellado y desorbitado monstruo, producto de los efectos especiales, imagen emulada y retorcida del famoso “Alien”.  Eso me decidió a comentar y revalorar el libro de Stoker, un terror clásico que es todo lo contrario, ya que el clímax de terror se va mostrando en grado comedido, paulatinamente, hasta llegar al desenlace. El argumento lo dejo al margen, por suponerlo conocido por todos los lectores. El hecho de intercalar en una parte de la obra el modo epistolar entre el protagonista y su amante, le da un tono de realismo, un sesgo dentro de el resto del texto más convencional de la obra.
Sí, Drácula, ¿porqué no?. Y no por el terror, sino por eso que tienen los libros de capturar al lector y hacer que entre en un mundo de ficción y se lo crea.
Miguel Sánchez

Publicado en Clásica | Etiquetado | Deja un comentario

La gente del margen – Orson Scott Card

Este es uno de esos libros con drama postapocalíptico bastante tremebundo, pero el autor capea con solvencia todos los guijarros en que otros autores tropiezan en esta clase de relatos, y es que por algo es uno de los escritores de fantasía y ciencia ficción más conocidos.  Pero si traigo este párrafo aquí es porque, entre unas cosas y otras, aprovecha para deslizarse por la más básica de las filosofías.  Nos cuenta un episodio en el que el protagonista se dedica a intercambiar mercancías  con sus vecinos, pero esta vez le acompaña una mujer, y dice y hace cosas pero que muy sensatas:

Había un tipo de relación de vecindad entre los hombres que consistía sobre todo en no robarse, en no dormir con la esposa del otro. Pero luego estaba la relación de vecindad entre mujeres, y Teague no sabía nada de eso. Así que se aseguró de ir siempre con él cuando él empezó a dar sus vueltas para hacer trueques con las cosas que había traído de su viaje a la costa. Todo tipo de metal y herramientas, hilos y agujas, botones, broches, tijeras, cucharas y cuchillos y tenedores. Un precioso par de prismáticos por los que consiguó un colchón digno de una reina. Cartuchos para una docena de armas diferentes. Una botella de vitamina C y una botella de Tylenol reconstituyente, ambas para una dama con artritis. Y justo cuando él terminaba de hacer un trato, Tina se ponía a comentar que no tenía ni idea de cómo se cocinaban los animales
—Puedo hacer un guiso respetable y supongo que para mis recetas de dulces puedo apañarme con miel en lugar de azúcar, pero seguramente usted conocerá diez tipos de hierbas y hortalizas que yo ni siquiera veo, o si las veo, seguro que me creo que son hierbajos. No quiero molestar, pero podría intercambiar costura por lecciones de cocina. Tengo un ojo muy bueno con la aguja.
Al principio, Teague se quedaba mudo de asombro. Era obvio que en ese tiempo él había negociado solamente con los hombres, hablando con palabras de una o dos sílabas en oraciones de tres o cuatro palabras, y nunca había tenido idea de la forma en que una mujer visita a otra ni de la forma en que las mujeres se ayudan unas a otras en lugar de tratar de hacer negocios.
—Se llama civilización —le dijo ella a Teague, entre una visita y otra—. Las mujeres la inventaron y cada vez que ustedes los hombres hacen que vuele por los aires, la inventamos de nuevo.

El botones

Publicado en Cachito | Deja un comentario

El guardián del vergel – Cormac McCarthy

Para quien quiera disfrutar de la descripción de paisajes, entre otras cosas, recomiendo este libro de Cormac McCarthy, primera novela de este autor norteamericano. Se trata de un drama rural en el que los protagonistas (algunos de ellos dedicados al contrabando del whisky) aparecen como personajes totalmente integrados a un paisaje descrito por el autor con el arte de un amplio registro de adjetivos e imágenes que consiguen la magia de que el lector se encuentre metido en la historia. Tras la lectura de la obra, he contemplado, como a vista de pájaro, trama, paisaje y personajes, observando ese “tejemaneje”, palabra esta que diría, por ejemplo, una vieja que hace calceta, e imagino esos personajes como hormigas, apareciendo insospechadamente, no se sabe dónde, entre árbol y árbol, de selvas enmarañadas y peñascales agrestes, hasta llegar a cabañas perdidas, ruinosas, sospechosas, y que al final el entramado desemboca en un final más coherente donde se concretan y unifican esos hilos del destino. Todo ello dentro de una atmósfera onírica y hasta poética, dando pie a que el lector, aporte con su imaginación aquello que acaba de construir la historia.

Miguel Sánchez

Publicado en Costumbrista | Deja un comentario

La conjura de los necios, de John Kennedy Toole

Para los que quieran leer un libro “distinto” y pasarse un buen rato, desenfadadamente y lejos de la escritura “preciosista”, recomiendo esta obra de John Kannedy Toole, que fue un libro de culto, sobre todo por las condiciones en que fue escrita la obra y su humor desafiante frente a las obras convencionales.

Muestra un conjunto de personajes, al cual más desagradable y grasiento, sobre todo el gordo protagonista, que se dedica principalmente a vender salchichas con su carrito ambulante, rodeado por sus satélites, el policía, su madre, el dueño de un garito-bar asiduo, etc… Las descripciones ácidas, casi exasperantes, acompañadas de un humor insólito e inteligente me engancharon desde la primera página a su lectura en busca del final impredecible .

El autor intentó publicarla en numerosas ocasiones sin conseguirlo. Después de su fallecimiento, la tenacidad de su madre que llevaba la obra en el bolso, recorriendo editoriales consiguió que se interesaran por ella y fue galardonada con el Premio Pulitzer.

Miguel Sánchez

Publicado en HUMOR | Deja un comentario