Archivo de la categoría: Cuentos y narraciones

Bola de Sebo / Guy de Maupassant

Después de Giovanni Boccaccio y antes de D. H. Lawrence se ubica Guy de Maupassant, en eso de contar historias eróticas con ironía y sutil elegancia. Ahora tenemos a Milán Kundera. Lo digo sólo por mencionar a las cumbres de esta especialidad literaria, que siendo claros en sus expresiones acerca del arte amatorio, no llegan a la pornografía (que tampoco es mala).
Bola de Sebo es una novela corta multipublicada en su lengua original, en castellano y en varios idiomas extranjeros; pasada por la luz pública por primera vez en un volumen colectivo encabezado por Emilio Zola y secundado por otros tres connotados literatos contemporáneos de Maupassant. Las Veladas de Medan es un libro que sirvió de lanzamiento al atlético remero y galante Guy, que, recibida así la alternativa desde entonces, gozó de gran popularidad gracias a la calidad de su prosa -basada en la búsqueda de la palabra precisa-, su envidiable conocimiento del corazón femenino y por sus pinceladas impresionistas sobre las costumbres parisinas de la época.

Léelo, que es gratis.

Se trata de una -diríamos ahora- sexoservidora quien en plena invasión alemana y en el trayecto de un viaje de Rouen a El Havre, comparte el pan y el vino con otras viajeros, burgueses y estirados, y que se sacrifica por ellos y por la patria, poniendo en práctica sus habilidades en el arte amatorio. Al final de la rápida lectura, uno queda convencido de la existencia de la doble moral y la hipocresía de las buenas conciencias, de la falsía de los burgueses elevada a nivel planetario.
Maupassant que nació el 5 de agosto de 1850 en Dieppe, Francia y abandonó este mundo, caminando por la senda de la demencia el 6 de julio de 1893 en su propio país, fue discípulo del mencionado autor de La Taberna e hijo literario de Gustavo Flaubert, amigo íntimo de su madre. Puedo decir sin temor a equivocarme, como el que hace una declaración ante una autoridad judicial, que Maupassant es a la renovación de la literatura contemporánea lo que Johann Strauss (1825-1899) es a la música. Es decir, las obras de ambos artistas, siendo breves alcanzan la categoría de obras maestras, sin lugar a dudas. Tanto el vals como el cuento, pues. constituyen una gran fuente de satisfacción espiritual para el que, mientras lee una pequeña composición literaria -como la que recomendamos-, escucha Vida de Artista, por ejemplo.
Y si a ese cuadro le agregamos tener a la vista la réplica de un lienzo de Renoir, una copa de vino y la compañía de una mujer en négligé, la dicha es completa.
Matías Antonio Ocampo Echalaz

Rock Springs / Richard Ford

Hay gente chalada por la literatura que lee en cualquier momento y lugar: comiendo, descomiendo, viajando, lavándose los dientes… cada uno conoce su perversión favorita. Pues bien, a este tipo de gente y a otros que gustan de leer a  poquitos, les recomiendo que lean CUENTOS (también se suelen llamar relatos, por no confundir con los infantiles). En diez minutos o media horita ya has disfrutado de un artefacto literario completo. Y los hay muy buenos, buenísimos, geniales, maravillosos.

Estos relatos de Richard Ford, magnífico autor de novelas (El periodista deportivo, Incendios, El día de la independencia…) entran dentro de la categoría de “buenos”. ¡Para qué más! Son relatos de perdedores, más o menos simples, a quienes el escritor otorga su voz, para que, a través de ellos, comprobemos cómo nosotros mismos somos, también, más o menos simples. Filosofías aparte, se trata de unas historias muy disfrutables, ligeramente optimistas y con un poso de candidez que las hace especialmente atractivas. No llega al nivel de Raymond Carver, pero ni falta que hace.

Y, antes de que ustedes lo pasen bien, una pequeña y curiosa reflexión fordiana:

Cuando se llega al terreno de las discusiones, ha quedado ya atrás la posibilidad de lograr que alguien cambie de opinión, aunque suela pensarse que es justo lo contrario, y tal vez lo sea para cierto tipo de gente, pero nunca con la gente que yo trato.

Alberto Arzua

Col recalentada / Irvine Welsh

Este menda es el escritor de Trainspotting, libro que decidí no-leer después de haber visto unas muy deprimentes escenas de la película. Mal hecho. La gente me comenta que es una película muy divertida. Bueno. A lo mejor ver a unos colgadísimos moribundos diciendo chorradas resulta la bomba. No lo sé. Me parece que estos asuntos los llevo mejor leídos, sin tener que soportar los caretos de unos actores maquillados de sidosos. Cosa rara. En literatura soy capaz de disfrutar con (casi) cualquier burrada, sobre todo si está contada con sentido del humor.

Col recalentada consta de ocho relatos, dos de ellos bastante largos, el que da título al libro y el último, que tiene un final bastante sorprendente, inesperado en su contexto, y que a mí me ha dejado un excelente sabor de boca.

Resumiendo mi opinión: me acabo de hacer fan (seguidor) instantáneo de Irvine Welsh. Tiene un sentido del humor demoledor, es muy ágil, siempre interesante, y te descoloca con mucha frecuencia. Es capaz de todo, su literatura no tiene límites, ni en situaciones, ni en desarrollo, ni en puntos de vista. Igual te está contando cosas un colgao, que otro colgao, que un facha, que un extraterrestre… todos con la misma frescura y credibilidad. Su mundo, que en un principio puede parecer estrecho (descerebrados varios) te explota en las manos cuando menos te lo esperas.

Tiene prácticamente todo lo que busco en un escritor. Te seduce a lo bestia. En estos cuentos me ha llevado de la nariz, ahora por acá, ahora por allá, y tú le sigues moqueando y feliz, porque cada cosa que te muestra te vivifica y satisface. Magnífico literato, señores, magnífico. Y no se dejen engañar por el ambiente en sí, como a mí me pasó con la película, porque estos esquejes de seres humanos (me acabo de enterar que repiten de un libro a otro los protas) pueden enseñarnos tanto acerca de nuestra naturaleza como cualquier otro personaje literario más o menos culto

Y paro de hiperbolizar porque a lo mejor ustedes no tienen los mismos gustos que yo y les estoy liando. Pero que conste que se podrían analizar favorablemente muchas otras características literarias de este Irvine Welsh.

Acabemos con tres pequeñas citas, tan atípicas como él mismo.

Comparando terrícolas con extraterrestres.

Al igual que sucedía con los humanoides terrícolas, la historia temprana de Cyrastor estuvo dominada por una sucesión de profetas, evangelistas, mesías, sabios y visionarios que se las ingeniaron para convencerse tanto a sí mismos como a sus seguidores de que conocían los secretos de universo. Algunos hicieron poco más que el ridículo en vida, pero la influencia de otros se hizo sentir durante generaciones.

Y mira qué pasa cuando aparece la nave espacial.

Algunos, sin ser religiosos, se santiguaron; otros, que lo eran , renunciaron enseguida a todo aquello en lo que les habían enseñado a creer.

Tras el sexo, satisfactorio solo para alguno.

¿Y qué pasa?, gimió él con amodorrada petulancia, como una criatura enfrentada a otra de más edad y con los ojos puestos en sus golosinas.

Alberto Arzua

Sauce Ciego, Mujer Dormida – Haruki Murakami

Sauce Ciego, Mujer Dormida es el título del libro de relatos de Haruki Murakami. Nada más y nada menos de veinticuatro relatos jugosos que se manchan 386 páginas. Una larga degustación, sin duda. Para resumir mucho la valoración de los mismos, diría que hay un puñado que no están mal (se leen con bastante satisfacción), otro buen puñado que realmente están bien, de los que no te saltas ni una línea, y luego hay unos seis o siete que son extraordinarios.

Uno de los hechos diferenciales de este escritor japonés es que sorprende al lector. ¿Por qué? Usando elementos fantásticos, oníricos o incluso surrealistas en historias de corte cotidiano. Como si debajo de una taza de café pudiéramos encontrar una gruta que lleva a una refugio que abre las puertas a otro mundo y otras dimensiones. Esto es de agradecer, pues muchas veces sin estas vueltas de tuerca extrañas sus relatos serían breves historias muy bien narradas sobre situaciones y sentimientos conocidos.
El otro elemento diferencial es que Murakami es japonés, está claro, y no es algo que deba tomarse a la ligera. Sus códigos son otros, por eso también resulta estimulante.

Con Murakami, ya van dos veces que desprecio al autor de moda y la cago. La otra fue en mis tiempos de universidad con Milan Kundera, un gran escritor. En fin, uno no debe fiarse jamás de su propia intuición.
Hay algo que me ha hecho gracia en estos veinticuatro relatos y es que, con frecuencia, sus personajes tienen rasgos o elementos comunes, y a voz de pronto, son estos:

-Son japoneses todos.
-La mayoría de clase social media-alta. Hay pocos pobres, y normalmente por poco tiempo. Se ganan todos bastante bien la vida y esto Murakami lo destaca.
-Tiene mundos interiores ricos pero grandes dificultades para comunicarse con los otros. Una pléyade de raritos, vaya. Quizás el autor sea así, también.
-A muchos les gusta el jazz (en la realidad a casi nadie le gusta realmente el jazz) y toman mucho whisky.
-Mis problemas con las mujeres: algo que me ha llamado mucho la atención. Da la sensación de que realmente no acaban de ser las protagonistas. No lo sé definir bien, es algo vago. Se me antojan, en su mayoría, como seres extraterranales, por una razón u otra.
-La Universidad donde estudiaron tiene importancia.
-Los amigos, reducidos en número. Tengo uno, dos…
-Todos realizan comidas ligeras. Nada de asados, nada de platos fuertes. Comer ligero es algo preciado.
-Todos están, en el fondo, solos. Aislados. La familia, casi siempre, es un coñazo, un obstáculo a salvar.
- Muchos de sus protagonistas viven con un hecho traumático, generalmente vivido en la infancia o primera adolescencia.

Y ahora, releyendo estos “comunes”, quizás se podría afirmar que Murakami no es más verde que el perro verde, que al fin y al cabo, relata con acierto y a veces con maestría algo eterno, la condición humana.

Sauce ciego, mujer dormida. Absolutamente recomendable.

Igor Kutuzov

37 Relatos para leer cuando estés muerto – Igor Kutuzov

¿Por qué leer esta antología? Por ser historias cortas y divertidas, dramáticas, fantásticas y algunas envueltas en celofanes de niebla. Son cuentos y relatos muy distintos.
¿Qué vi aparecer en sus 134 páginas? Mujeres, astronautas, dragones, hombres desorientados, cazadores de otros tiempos y mil cosas más. ¿Géneros y temas? El amor, la fantasía, la vida, el humor, el terror y la ciencia-ficción. Muchas son, también, narraciones contemporáneas, sobre la pura y dura actualidad. Y todo por 0,86 euros.

Además de los 37 relatos se incluyen los cuentos de Antigua Vamurta, que enriquecen este mundo extraño y fascinante. Están a la venta en Amazon, para más detalles, en los enlaces:

Igor Kutuzov