No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales
EL BLOG DEL INQUISIDOR / LORENZO SILVA
Estrenos / 3 Enero 2009

Intrigante, enigmática, imposible de abandonar. «Hace ya dos semanas que no sé nada del Inquisidor. Aunque también podrí­a decir que en realidad hace cinco meses, el tiempo que ha transcurrido desde que me lo tropecé por vez primera, que no sé nada de él. Nunca vi su rostro, ni oí­ su voz. No podrí­a asegurar que es un hombre, ni siquiera que exista, en la forma en que convencionalmente existen las personas. Y sin embargo, haberlo perdido, el solo pensamiento de que así­ sea, convierte mi existencia convencionalmente irrefutable en algo inerte y sin objeto. En estos cinco meses, descubro ahora, me habí­a habituado a ser para él. El viejo y pueril error que hace años, cuando el primer descalabro, me juré que la hija de mi madre jamás se volverí­a a permitir.» Una historiadora se encuentra en la web un blog, titulado Cuaderno del Inquisidor, que le llama la atención. Ella ha centrado su tesis doctoral en el estudio del Tribunal del Santo Oficio en la España del siglo XVII, por lo que el apelativo del «Inquisidor» despierta enseguida su interés. El diario digital de este inquisidor refleja a un hombre atormentado que relata que ha tenido parte en…

Cuentos de Alberto Arzua
Ebooks / 30 Noviembre 2008

Alberto Arzua es un pintor impresionista de cuentos, si te acercas al cuento ves brochazos gordos de colores chillones, pero luego la impresión de conjunto es casi costumbrista, detallada y familiar. El feminismo lo inventó Luc Tonton Feminois (pronunciado feminuá) el dí­a en que se cansó de la pesada de su mujer y le dijo: – ¡Te abandono! ¡Prepárame la maleta! Arzua es ante todo un observador-traductor. Ve lo que pasa, lo que piensa la gente, y lo pone para que tú lo entiendas. Porque es que cada cual tiene su propio lenguaje de pensar. Luego nos comunicamos en uno común (común… comun-icar), pero pensamos todos a nuestra bola, y él utiliza una especie de traducción instantánea pensamiento-cuento. O sea: ve una escena real, de la que tú puedes no entender nada o no hacer caso porque no te importa un pito, pero te la pone en una parábola y entonces sí­, entonces a) te entretienes y b) te enteras de lo que te pasaba desapercibido. Dos guionistas de televisión charlan en una cafeterí­a. – ¿Te pasó algo ayer? – No. ¿A ti? – Tampoco – ¿Y qué ponemos? A veces se va mucho por los cerros de Úbeda, pero…