Cuentos de Alberto Arzua

Alberto Arzua es un pintor impresionista de cuentos, si te acercas al cuento ves brochazos gordos de colores chillones, pero luego la impresión de conjunto es casi costumbrista, detallada y familiar.

El feminismo lo inventó Luc Tonton Feminois (pronunciado feminuá) el dí­a en que se cansó de la pesada de su mujer y le dijo:
– ¡Te abandono! ¡Prepárame la maleta!

Arzua es ante todo un observador-traductor. Ve lo que pasa, lo que piensa la gente, y lo pone para que tú lo entiendas. Porque es que cada cual tiene su propio lenguaje de pensar. Luego nos comunicamos en uno común (común… comun-icar), pero pensamos todos a nuestra bola, y él utiliza una especie de traducción instantánea pensamiento-cuento. O sea: ve una escena real, de la que tú puedes no entender nada o no hacer caso porque no te importa un pito, pero te la pone en una parábola y entonces sí­, entonces a) te entretienes y b) te enteras de lo que te pasaba desapercibido.

Dos guionistas de televisión charlan en una cafeterí­a.

– ¿Te pasó algo ayer?
– No. ¿A ti?
– Tampoco
– ¿Y qué ponemos?

A veces se va mucho por los cerros de Úbeda, pero mucho, eh.

Una gota le dice a otra.
– ¡Hostia, qué gustito!
– ¿Has notado el viento de Levante?
– ¡Como para no!
– ¿Nos juntamos o qué?
– ¿Antes de llegar?
– Porque luego seremos muchas
– Vamos a chocar contra la piedra
– O contra la barandilla
– O contra las hojas
– O contra la mierda
– Algunas nos desharemos
– Nos desharemos todas
…/…
– Qué bien se está lloviendo
– Ojalá no acabara nunca

Entonces es cuando el cuento se nos hace más cercano, más í­ntimo. Fí­jate. Yo a este hombre lo recomiendo mucho, me divierte y de paso, como quien no quiere la cosa (pero la quiere) te suelta una observación que te hace decir ¡hostia! y aprendes algo. Todo por el mismo precio.
Se le lee aquí­.

Oz

(Visited 22 time, 1 visit today)
Esta entrada fue publicada en Ebooks y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nueve + Once =