Los Thibault / Roger Martin du Gard

Esto es lo que se llama un novelón. Novelón tanto en calidad como en cantidad. Algo tremendo. Se trata de un conjunto de ocho novelas –escritas entre 1922 y 1940- donde se narran las vivencias de dos jóvenes parisinos antes y durante la Primera Guerra Mundial. Su ambición descriptiva, tanto en lo que respecta a los hechos como a las ideas y personalidades, hace que podamos compararla con las grandes obras de Tolstoi o de Pérez Galdós. A su autor le concedieron el Premio Nobel de Literatura en 1937, hecho que yo desconocía perfectamente (lo que no quiere decir nada, por supuesto).

En estos ocho relatos (que publicó en su tiempo Alianza Editorial) se desarrolla la historia de una familia tratada tanto desde un punto de vista clásico como a través de las más exquisita penetración psicológica, tan moderna que la hubiera firmado el mismo Shakespeare. Los dos personajes protagonistas, hijos de un burguesote muy del antiguo régimen, se enfrentan a la vida en una época especialmente convulsa, posicionándose ante los retos de su tiempo mediante dos estilos diferentes: mientras el mayor centra sus esfuerzos en mejorar su futuro profesional como médico, el pequeño, más inconformista, se dedica a poner en cuestión el sistema político y social que le ha tocado vivir.

Son tiempos de cambio y las personas sensibles al devenir de la historia, como los personajes de Roger Martin du Gard, reflexionan acerca de los grandes temas de la vida de una manera extensa, profunda y sincera, enriqueciendo nuestro argumentario y ayudándonos, por lo tanto, a pensar, como siempre lo hacen las grandes obras literarias. La lista de las cuestiones que se abordan en la obra, todas de candente actualidad, es amplia y significativa: religión, socialismo, amor, profesión, juventud, guerra, política, historia…

Podríamos concluir diciendo que no es una narrativa que apasione por lo que sucede, sino por el modo en que se cuenta, iluminándonos acerca del ser humano, tanto en su compleja individualidad y capacidad de autorreflexión como en su complicada vida en sociedad. Un novelón en toda la regla, ya digo. Altamente recomendable para quienes gusten de disfrutar con calma de la buena literatura de todos los tiempos. Sólo tiene una pega y es que hoy en día es muy difícil de encontrar en castellano. Busquen por Internet.
Alberto Arzua

(Visited 3.686 time, 1 visit today)

20 pensamientos en “Los Thibault / Roger Martin du Gard

  1. bogavante13

    Es cierto, es muy difícil encontrarlo en internet. Será que tendré que ir a la biblioteca.

  2. Diane

    si es que por casualidad se sabe algo de estos libros en castellano informennos a los que gustamos de la
    buena literatura

  3. Carmen

    Es cierto, parece imposible encontrar este libro en Internet. Sin embargo, en Madrid está en muchas bibliotecas públicas en la edición de bolsillo de Alianza, la que se muestra en esta página.

  4. Antonio Ocampo Echalaz

    Felicito a Alberto Arzua por su artículo sobre mi autor favorito, Roger Martin du Gard. Arzua es preciso en la recomendación de la novela río:Les Thibault. Como lector de Martin Du Gard avalo todo lo que el acertado articulista afirma. Me atrevería a hacer un paralelismo entre los personajes de Tolstoi -Guerra y Paz-: Andrei Bolkonvsky y Pierre Besujov; a ellos, por su espíritu, por su modo de ser, les corresponde tomar, en Los Thibault, los nombres de Antoine y Jacques, respectivamente.
    Afortunadamente, yo poseo las obras completas del autor que nos ocupa, bajo el sello de Aguilar, colección Premio Nobel.Existió otra traducción de lo Thibault publicada por la misma editorial que popularizó en México la obra de Marcel Proust.
    Atentamente,
    Antonio Ocampo Echalaz
    ocampoechalaz@hotmail.com

  5. ana

    hoy revolviendo en una librería de libros usados en av. de Mayo, Buenos Aires compré tres de los libros. No conocía este autor pero me entusiasmé cuando el librero me acercó uno cuando vio que yo había tomado 2 de las bandejas de libros usados. Por eso al llegar a casa busqué en internet. Me dedicaré a seguir buscando para poder leerlos a todos.

  6. CELIA

    yo tengo la novela en castellano publicada por plaza&janés hace unos 40 años la leí en mi juventud y me quedó tal recuerdo que la acabo de releer hace un mes. Es una auténtica maravilla.

  7. LEONOR

    Hola, yo tengo todos los volúmenes de los PREMIOS NOBEL editados por Plaza y Janes, no recuerdo muy bien qué tomo es, puede que el X o XI,ahi está la obra completa.
    A mi me enganchó desde la décima hoja.
    Preguntar directamente por estos volúmenes a lo mejor tenéis suerte.

    Un saludo

  8. Vicente

    Corroboro todo lo que se ha dicho en el artículo, incluidos, por supuesto, los elogios. Es una de las pocas novelas que me han marcado. Inolvidable. Yo tengo la edición que publicó en español Alianza Editorial en seis volúmenes; es de hace más de treinta años. Efectivamente, ahora está descatalogada pero sí es cierto que se puede encontrar, en español, en muchas bibliotecas públicas; bien en la edición citada o en alguna recopilatoria de Premios Nobel. Por cierto, leed también de este autor Jean Barois. Un saludo.

  9. Ernesto

    Si tuviera que mencionar qué libros han dejado en mi memoria una marca indeleble sin duda diría que Los Thibault, que leí allá por los 50 en una edición de Lozada, estaría en primer lugar, junto con un librito profético del gran Jack London “La peste escarlata”. Este último quizás se pueda conseguir pateando la calle Corrientes en las librerías de viejos, que son el último refugio de esos tipos increíbles que saben todo sobre libros. Suerte.

  10. antonio ocampo echalaz

    Entre los pasajes de Les Thibault a mi me ha impresionado mucho el romance entre Antoine y Raquel;como leí por primera vez esta novela río muy joven, después fantasee con el personaje femenino, así es que andando por la vida viví algo parecido. Los sueños que los grandes escritores como Roger Martin Du Gard nos hacen sentir a los lectores a través de sus espléndidas páginas, son sueños dorados, y a veces se convierten en realidad.
    Antonio Ocampo Echalaz.
    Postdata Me da gusto hablar de Les Thibault con personas tan cultas, como las que formularon comentarios.

  11. Laura

    Los Thibault los leí en mi adolescencia, allá por 1970. Me conmocionó leerlos en su momento y los he releído varias veces, y cada vez me parecen mejores. Eran de mi abuelo
    materno que los compró en 1940.
    Lamentablemente los he heredado pero en mal estado, faltan
    algunas páginas, porque los tomos se han desarmado.

  12. Marcos

    Lo lei en los ochenta en la edición de Alianza Editorial. Fue una lectura compulsiva, tan rápida que no creo que entendiera bien a los personajes. Luego lo presté y lo perdí. Prácticamente lo había olvidado pero hace un par de años leí una entrevista en la que Eduardo Mendoza decía que para el era la mejor novela. La busque en librerías de viejo de Barcelona y Valencia y no hubo manera. Un día, en una comida familiar lo comenté y una prima mía, gran lectora, me dijo que tenía los seis tomos de alianza y que me los regalaba. Han estado meses en la estantería esperando y ayer tras una pequeña intervención que me tendrá apartado del trabajo unas semanas me leí el primero y hoy he empezado el segundo. ¡Que placer! Los paralelismos con guerra y paz, salvando las distancias, me parecen acertados. Es el eterno tema de la busca del sentido de la vida, pero con una honestidad y una objetividad especiales. Disculpad los acentos, pero escribo desde un teclado al que no estoy acostumbrado. Nunca entenderé los criterios de los editores, tanta medianía, o peor, publicada y estos clásicos sin reeditarse.

  13. claudia

    Yo leí “Los Thibault” en mis 20, por consejo de una tía y recuerdo con especial emoción el texto de la arenga en favor de deponer las armas que Jacques planea distribuir en la frontera entre Alemania y Francia, llamando a todos los combatientes a reconocerse como hermanos, todos trabajadores, padres de familia, gente común metida en una guerra que no pidieron… tiene la misma actualidad hoy. Como otros comentaristas, planeo releerla, porque por suerte tengo la edición de Aguilar que algunos mencionan.

  14. Jose

    Esta tarde, por casualidad, he visto en una “libreria de viejo” en Santiago de Chile, en el escaparate, el primer tomo de la edición de Alianza. Dentro he podido comprar los seis volumenes.
    He finalizadol la primera parte de la novela. Impresionante. Que manera de escribir, que estilo.
    Totalmente recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 12 =