Muerte de una heroína roja – Qiu Xiaolong

Si hablo de ella es porque se trata de novela negra china. ¿Algo exótico? Diferente sí que es.
Creo que respecto a la novela negra “occidental” tiene tres diferencias, que no la hacen desmerecer:
Por un lado hay una gran profusión de poesía china antigua, de refranes de la sabiduría popular o del confucianismo, hasta el punto de el mismo inspector jefe Chen Cao es un poeta.
Además, como buena novela negra, analiza una sociedad que nos resulta, cuando menos, sorprendente. Tenía preparadas unas citas sobre cómo es su vivienda, su comida, pero las voy a olvidar. Ahora bien, sus costumbres, su forma de relacionarse con el trabajo o la política, sus “pisos”, sus “banquetes”, cómo entienden el triunfo social o el bienestar económico, en definitiva su cultura es muy diferente a la nuestra. Y aquí no hay teorías sino análisis descriptivo de cómo son las cosas a diario.
Por último, la novela negra no suele ser histórica. Esta tiene algo de eso. Está escrita el año 2000 (editada en castellano el 2006), pero trata de 1990. Demasiados años, como para querer ser actual.
Dicho todo esto retomo mi interés para hablaros de la novela. Es que es una novela “fácil”, agradable de leer, que se lee de un tirón o de muchos ratos sueltos, porque su trama no es nada complicada y, en su conjunto, es una novela muy apta para estas vacaciones (o para el verano).
Como además está en edición de bolsillo, os podéis hacer con ella por 9 euretes de nada. (Pasaos al e-book, antiguos).
Andrés López

Esta entrada fue publicada en Negra. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.