No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales
Pan, educación, libertad / Petros Markaris
Costumbrista , Negra / 2 Octubre 2013

“Pan, educación, libertad” no es ni la mejor novela de la trilogía sobre la crisis griega, ni, por supuesto, lo mejor que he leído de Petros Márkaris. Quizás porque no hay una correspondencia clara entre el momento socio-económico-político en el que se desenvuelve y los hechos que servirían para denunciar ese contexto. Estamos ya en el 2014, Grecia ha salido del euro y ha vuelto al dracma, la crisis se ha agudizado, llevando consigo cada día mayores dificultades incluso para comer,… Pero ahí se acaba toda referencia a un futuro inmediato, la “utopía negativa” (como sigamos por aquí, vamos a acabar ahí) que hubiera servido en la ficción para leer el momento actual, se esfuma y toda la narración podría haber sucedido dos años antes. Me parece a mí que, si una novela negra apuesta por un tiempo futuro es para iluminar el presente, pero desde aquel punto del tiempo. La posible correspondencia queda, en la novela, muy forzada, y se nota. Y todo lo demás que dijera serían de nuevo elogios. Márkaris es un autor que, mientras no me demuestre lo contrario, estará en el ranking de mis lecturas preferidas. Cada vez que escriba. Si alguien desea aficionarse a…

La verdad sobre el caso Harry Quebert / Joël Dicker
Negra / 21 Agosto 2013

Últimamente no me reconozco leyendo best-sellers. Pero, tengo que decir que sigo con bastante atención lo que cuenta sobre la novela negra negraycriminal.com. Allí me rencontré con una recomendación muy entusiasta y un elogio encendido (mayor de lo que merece, creo) de “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, de Joël Dicker. De otro modo, no me hubiera metido con 500 páginas, menos después de las últimas experiencias. Se trata de una novela que ha recibido ya varios premios, entre ellos el Goncourt y el de la revista Lire. Me ha parecido una novela excesiva, pero redonda: muy cuidada, a pesar de la dificultad que implica utilizar narradores diferentes, fuentes de información que el lector recibe desde muy diversos ángulos, saltos en el tiempo a los distintos momentos de una historia que recorre no menos de cuarenta años. Al final de todo, algo muy importante: las explicaciones de cualquier hecho histórico, léase en este caso un asesinato, nunca son simples. Son muchos y de muy diversa índole los factores que se reúnen para llegar a comprender lo sucedido: la psicología de los personajes (y no sólo de dos de ellos, no, de muchos más, que pueden parecer secundarios y no…

Perdida, 2ª parte / Gilliam Flynn
Negra / 15 Agosto 2013

He acabado de leer “Perdida”. La segunda parte me ha parecido inferior a la primera: demasiados altibajos en lo literario y en el mantenimiento del suspense, demasiadas reiteraciones. Era de sospechar en una novela de 500 páginas (¡me entra un tembleque cada vez que una novela pasa de las trescientas!…) Pero me reafirmo en que sigue siendo una novela con muchos momentos “inteligentes” y digna de ser una buena “novela de verano”, que os hará pasar ratos entretenidos. Además es muy ligera de leer y, a ratos, engancha. Andrés López

La neblina del ayer / Leonardo Padura
Estrenos , Narrativa , Negra / 12 Agosto 2013

  Catorce años después de que, desencantado, abandonase la policía, el detective Mario Conde se dedica a la compraventa de libros de segunda mano. El hallazgo de una valiosa biblioteca lo coloca al borde de un magnífico negocio que podría aliviar sus penurias económicas. En uno de los libros aparece una hoja de revista en la que una cantante de boleros de los años cincuenta, Violeta del Río, anuncia su retiro en la cumbre de su carrera. Atraído por su belleza y por el misterio de su silencio posterior, Mario Conde le seguirá el rastro en un descenso a los infiernos de los bajos fondos de La Habana. *** Primeras páginas de La neblina del ayer     Tusquets editores ISBN: 978-84-8383-721-4 País edición: España 360 pág. 8,60 € (IVA no incluido) Ebook disponible ISBN: 978-84-8383-727-6 5,78 € (IVA no incluido) Formato: EPUB Leonardo Padura (La Habana, 1955) trabajó como guionista, periodista y crítico, hasta lograr el reconocimiento internacional con la serie de novelas policiacas protagonizadas por el detective Mario Conde: Pasado perfecto,Vientos de cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño, Adiós, Hemingway, La neblina del ayer y La cola de la serpiente, traducidas a numerosos idiomas y merecedoras de premios como el Café Gijón 1995, el Hammett 1997, 1998…

Un buen lugar para reposar / Luis Gutiérrez Maluenda
Negra / 12 Agosto 2013

Ya he escrito antes sobre Luis Gutiérrez Maluenda (“806 Sólo para adultos”, y “Mala Hostia”). Ahora he terminado de leer “Un buen lugar para reposar”. En la novela negra abundan los tópicos, como no puede ser menos en cualquier género de novela, de cine, de música… Ocurre que los tópicos son muy variados y que a unos escritores les gustan unos determinados y a otros, otros. Atila responde a un tipo de detective muy concreto. El mismo lo deja claro desde el principio. Esto dice Atila de la novela negra y, por contraposición de su trabajo: “Un género literario en el que inteligentísimos tipos que resuelven crímenes de factura imposible sientan en sus rodillas a esculturales rubias de largas piernas, mientras trasiegan enormes cantidades de whisky, inmunes a la amenaza de sofisticados delincuentes. Yo sólo compito con ellos en lo del whisky, y a más de uno le gano. Las rubias de largas piernas son alérgicas a mis rodillas. A mis delincuentes los encuentro en el vecindario. Con algunos me tuteo desde hace años. Y a los delincuentes sofisticados, únicamente acostumbro a verlos en las fotografías de los periódicos, o en la pantalla de un televisor. Habitualmente ocupan cargos públicos…

El hombre con cara de asesino / Matti Rönkä
Ebooks , Negra / 7 Agosto 2013

La gran novela negra venida de Finlandia «Gornostájev, es usted un hombre con cara de asesino», le dijeron en sus tiempos en el ejército soviético. Hoy su nombre es Víktor Kärppä, pero la cara sigue siendo la misma. Vive en los límites de la ley y resuelve algunos casos de investigación privada, como encontrar a Sirje, la esposa desaparecida de Aarne Larsson, que resulta ser la hermana del traficante estonio Jaak Lillepuu, el terror del mar Báltico. Entre los recuerdos agridulces de la patria, las amenazas del inspector Korhonen (de quien es informante), y los encargos sucios de Ryzhkov, mafioso de pocas palabras y muchos secretos, vuelve el pasado a presentar la cuenta con un recado que lleva la firma de un ex agente de la KGB y que puede implicar también a Marja, la estudiante inconformista de la que se está enamorando. «De acuerdo con el encanto de las novelas negras que vienen del norte. Pero ésta nos seduce con un perfume nuevo… Es la excusa perfecta para atravesar mundos y conocer nuevos ambientes y modos de vivir… Una trama fascinante y una escritura poderosa.» La Stampa «La atmósfera cargada de nostalgia postsoviética de estas páginas se te queda…

Perdida / Gilliam Flynn
Negra / 29 Junio 2013

No es muy propio de mí recomendar una novela antes de haber terminado de leerla. No me parece nada ortodoxo. Menos aún si se trata de un best-seller. Pero, por una vez, dadas las primeras alegrías del verano, lo voy a hacer. Estoy leyendo “Perdida” y me parece una de esas novelas “perfectas para el verano”: ágil, ligera, (quizás sean sinónimos, quizás no), bien escrita, “larguita”, suave (si uno no quiere complicar su facultad de pensar críticamente, porque, si quiere, hay materia también), de suspense, con muchos personajes-escenarios de esos que uno puede disfrutar un rato y olvidarlos en el conjunto, porque no eran estrictamente necesarios,… Y además es una novela “inteligente”, perspicaz, que podría reunir un buen número de los elementos que hacen buena una novela negra. Bueno, ya he dicho que voy por la mitad aproximadamente. El caso es que algunos de vosotros estará pensando en qué novela meter en su equipaje para este verano. Esta puede ser una (si leéis más, las siguientes buscáis información). Un día tengo que escribir algo sobre las múltiples formas de leer una novela. Lo digo porque ésta ha perdido para mí una parte del suspense. Desconfiaba tanto de ella que antes…