Archivo de la etiqueta: zoociedad

Historia del mundo con los trozos más codiciados – Fernando Garcés Blázquez

Historia del mundo con los trozos más codiciados
Fernando Garcés Blázquez
Editorial Ariel

Antes de nada, agradecer a www.librosmorrocotudos.com la posibilidad de comentar mi libro y recomendarlo en su muy recomendable blog literario. Dicho esto, ahora viene lo difícil. Los autores, como las madres y los padres, corremos el riesgo de hablar demasiado de nuestro “hijo” o “hija”. Por otro lado, la única manera de explicar un libro es diciendo algo de él. Procuraré ser breve. Este libro nació como un delta, juntando el agua dulce de mi experiencia como historiador y el agua salada de mi experiencia como formador en temas de empresa y branding. ¿Qué mejor manera de juntar ambos cauces que con una historia de las marcas y las empresas más destacadas?

En realidad, no es una historia completa sino una selección. El criterio seguido ha sido buscar marcas significativas en su respectivo sector. En consecuencia, como en Botica, hay un poco de todo: textil, motor, joyas, armas, etc… La inclusión de algunas marcas puede parecer sorprendente. ¿Qué tienen en común Rolex, con Knorr? Esta confusión desaparece cuando miramos la historia de manera “vertical” y no sólo “horizontal”. Hoy en día, Maggi puede parecer una marca “normal” pero, imagínese los deseos de Colón o Magallanes, y sus respectivas tripulaciones, muertas de hambre y sed en altamar, en una época que la comida se pudría a las pocas semanas de abandonar puerto. Aquellos marineros, en medo del océano, ¿qué habrían codiciado más: un reloj Rolex o una sopa caliente, fácil de guardar en el barco y aún más fácil de cocinar? Además, durante siglo, uno de los deseos más codiciados por la humanidad ha sido dar de comer a las masas. No es casualidad que la población haya comenzado a aumentar a partir de las marcas de alimentación barata y rápida…

En otras palabras, la mayoría de la gente tiene la idea de que las marcas son algo superficial y no digo que no sea cierto. Pero no sólo hay ambición económica y vanidad en las creaciones sino también logros, o repercusiones sociales, mucho más transcendentales. Un ejemplo es el deseo de las elites romanas y medievales por vestirse con seda de la China. Gracias a este deseo frívolo, también es cierto que se tejieron multitud de relaciones , culturales entre Europa y Asia, a lo largo de la ruta de la seda. Otro ejemplo, Coco Chanel fue una gran revolución ya no sólo en el mundo de la moda sino también para la mujer. Fiel a su lema (‘siempre quitar, nunca poner’), Coco se anticipó a las mujeres del siglo XX: dejó en el olvido los corsés en los vestidos, se cortó el pelo a lo ‘garçon’ e introdujo el pantalón en el armario femenino.

Sin duda, podría decir muchas más cosas de las marcas, pero he prometido ser breve y, después de todo, para eso he escrito un libro… A modo de final, sólo recordar al lector que cada día utilizamos miles de marcas sin tan siquiera ser conscientes de ello. Desayunar, una ducha y vestirse y ya llevamos 10 marcas (la del champú, la de los cereales, la de los vaqueros…) Quizás resulte conveniente saber algo más de este mundo que es nuestro mundo…
Fernando Garcés Blázquez

Maderos / Ken Bruen

Que uno sea bebedor en Irlanda es como ser negro en Kenia. Que uno sea borracho y policía es prácticamente la norma. Pero que a uno lo echen de la policía de Irlanda por borracho… ¿ustedes comprenden? Pues ese soy yo. O era. Ahora soy, ay que me da la risa, detective privado. Eso sí, estoy prácticamente reformado y me pego días y días en los que no necesito el güisqui para filosofar y ya filosofo a palo seco. Ser filósofo en Irlanda es como ser negro en Kenia también. Ayudó bastante a que me echaran el que le diera de leches a un diputado por exceso de velocidad, por eso y por bajarse del coche diciéndome aquello de “Niñato insolente, no sabes con quién hablas, voy a hacer que te despidan”, y ya puestos, aproveché para darle razones.
Luego estuve en un hospital donde me trataron muy bien y me dejaron apto para servir a la sociedad desde mi flamante nuevo oficio. También van a echarme de mi piso, la inquilina de al lado quiere comprar la casa y le sobro.

“Es mona, tiene veinte y pocos años. En una ocasión, cuando olvidó su llave, abrí su puerta con una ganzúa. Envalentonado, pregunté:
—-Te apetece salir una noche?
—Oh, nunca rompo mi regla de oro.
—¿Qué regla es ésa?
—No salir con borrachos.
Tiempo después, su coche tuvo un pinchazo y yo le cam¬bié la rueda. Ella dijo:
—Escucha, aquella otra vez… me porté como el culo.
¡Como el culo!
El caso es hablar mal.
Me levanté, las manos llenas de grasa, esperé. Ella continuó:
—No debí haber dicho, ya sabes… aquella cosa tan horrible.
—Eh, olvídalo.
El perdón es como un chute que se te sube a la cabeza. Te hace estúpido. Yo dije:
—Entonces, ¿te apetece salir, picar algo?
—Oh, no podría.
—¿Qué?
—Eres demasiado viejo.
Aquella noche, en plena oscuridad, salí sigilosamente y volví a pincharle la rueda.”

Total que vino una clienta, guapa por cierto, a mi bar a que descubriera quién asesinó a su hija, vamos, eso que se llama “la trama” en cualquier novela policiaca que se precie. Me pagaba una mierda pero le dije que sí porque algo me decía que acabaría tirándomela.
Lo del crimen está muy bien descrito y al final le doy su merecido al malo, o sea, se puede leer este libro porque al malo le dan mucho por saco.
También me hago amigo de una titi muy guapa, y algo puesta, cantante jevi, o punk, no sé bien, de esas de negro con medias rotas. Nos caemos bien, aunque podría ser su padre, una tía maja. Me acepta como soy.
También tengo un amigo gamberro. Un peligro de tío, creo que es medio nazi o medio como del kukuxclán si en Irlanda lo hubiera. No es de fiar, pero parece que lo tengo loquito y me tiene por su amigo del alma. Es que una vez vio cómo mataba a un tiparraco (muy merecidamente) y desde entonces soy su héroe. No se puede ir por ahí haciendo el bien sin que te salgan seguidores.

“—No hay mucho que contar. Al señor Planter le gustan las jovencitas. A veces se ponen difíciles, empiezan a soltar amenazas. Qué puedo decir, se deprimen, se tiran al agua.
Hasta entonces, yo había permanecido tranquilo. Pero algo en su petulante expresión, el desprecio en su voz, me enfureció. Me levanté y me lié a puñetazos con él. Le tiré al suelo y me escupió. Me lo quité de encima y su cabeza cayó pesadamente sobre una mesa baja. No se movió. Sutton se acercó, le tomó el pulso y dijo:
—El hijo de puta la ha palmado.”

Bueno, sigo con el caso de la chica asesinada… pues que el malo manda mucho y manda a dos polis que trabajan para él cuando acaban su turno que me den una paliza. Los distingo por los zapatos. Soy muy bueno yo distinguiendo a los polis. El caso es que me dejan hecho un guiñapo, pero yo, erre que erre, sigo con el caso.
También aparece mi madre de vez en cuando. No la soporto. Mi padre era un santo varón, pero mi madre una auténtica bruja, y lo peor es que me mira como si fuera el fracaso de su vida. ¡Como si necesitara mirarme a mí para ver el fracaso de su vida! Aparece, entre otras cosas cuando me desplomo en la calle y me llevan al hospital, pero en cuanto estoy bueno no vuelvo a verla, se ve que si no puede hacer de madre sacrificada no le intereso. En el hospital leí mucho, siempre he tenido esa manía, me la inculcó mi padre, que también tenía ese defecto.

“Como ya he dicho, mi padre trabajaba en los trenes. Le encantaban las novelas del Oeste. Siempre llevaba un maltrecho volumen de Zane Grey en su chaqueta. Luego empezó a pasármelas. MÍ madre decía:
—Le vas a convertir en un mariquita.”

En realidad me paso casi todo el libro sobrio y diciendo graves axiomas filosóficos cojonudos, es lo que tiene ser irlandés y expoli, que se propende mucho a la filosofía trascendental. Efectivamente me tiro a mi clienta y hasta nos enamoriscamos un poco, pero yo, como buen detective, no sirvo como pareja. No se puede tener todo. Me resulta raro hacer el amor sobrio.

“Comprobé mi aspecto en el espejo. Pregunté:
—¿Le comprarías un coche a este tipo?
No.”

El amigo peligroso ese que decía… es realmente peligroso, hasta me da miedo, es de los que cambiarían su volkswagen golf por un tanque si los vendieran en el concesionario. ¡Y encima es un pintor de éxito! Quizá le pida ayuda para lo de mi vecina.

“Linda se aproximó con un tipo alto y dijo:
—Jack, quiero presentarte a Johann, mi novio.
—Enhorabuena.
Johann me miró de arriba abajo y preguntó:
—¿A qué te dedicas, Jackues?
—Me llamo Jack. Estoy en el paro. Linda ofreció una sonrisa forzada y dijo:
—Johann es de Rotterdam, es programador.
—Estupendo, yo tengo la tele estropeada.”

¿He dicho que pesco al malo? Ah, sí. Pero no es que acabe bien, en realidad mi vida es como es y no se puede pretender cambiar de la noche a la mañana. Debería irme a Londres, allí sí tendría un futuro como detective ¿no? Aquí nos conocemos todos. Sobre todo aquí me conozco yo. En Londres no me conocería ¿no? Sería otro, quiero decir, no sería Jack en Galway, y eso es como no ser el mismo Jack. Además, el malo mata a mi barman, eso sí es una gran putada. Y la paga aquí tampoco es gran cosa.

“Pregunta: -¿Qué sabes acerca del dinero?
Joven: -No mucho.
Respuesta: -Así es como marcan los tantos.
—BILL JAMES, Gospel”

El botones

En el nombre del cerdo / Pablo Tusset

Qué mal me cae Pablo Tusset.


Pero mal mal mal… me tiene cuatro noches enganchado con el librico este que acaba de salir, el de “En el nombre del cerdo”, que yo, hábilmente, le regalé aquí a mi señora para su cumpleaños, y yo leyendo y leyendo y el tí o venga a darme con la puerta en las narices. ¡Que se empeña en que yo lea lo que él tenga a bien escribir y no lo que yo quiero leer! Porque el tí o escribe lo que le sale de las narices, como si yo le importara un pito. ¡Pues me va a oír!
-Pringao, tú paga y lee y cállate, que el escritor soy yo.
El tí o empieza con una trama cojonuda, de crímen abyecto en plan ceeseí y yo, que me gustan las novelas con gente desmembrada y polis me froto las manos; pero de pronto cambia y me pone una historia romántica de amores tardíos y otoñales, y yo, que me gusta la novela costumbrista me froto las manos; y de repente cambia y pone una cosa de pasiones desatadas en la Niu Yor de antes de los avionazos, con chica maravillosa y cuarentón que encuentra el amor de su vida, y yo, que me gusta que Jarri encuente a Sali, me froto las manos; pero de repente sale un psicópata que asesina al personal ciegamente, y yo, que me gustan las novelas con toque gore y seriales quíler me froto las manos; pero entonces me lleva a un pueblecito del pirineo de esos con ambiente cerrado y minimalista, y personajes cargados de historias de las que se podría sacar una novela (de cada uno de ellos), y yo, que me gustan los dramas carpetovetónicos de toda la vida, me froto las manos… y una después de otra, y cuando ya estaba esperando el final que aglutinase todos los dramas, la solución a tanto enigma… ¡zas! el tío me da con la puerta en las narices, qué capullo.
-¡Te jodes! Eso te pasa por querer avanzar lo que va pasando conforme a tu lógica, como si fuera una película americana, que en cuanto empiezan ya sabe uno en qué va a parar todo, pues no señor, las cosas son como son y no como tú esperas.
-Pues sepa usted, señor mío, que lo que le hace a la señora Mercedes no tiene nombre, eso no se lo perdono, eso es pa mear y no echar gota.
-Eso sale todos los días en el periódico y tú no te das cuenta, melón.
-¿Y el final, eh, qué me dice del final? Yo ya me esperaba un final como el del cruasán, que es algo parecido a lo que le pasaba a la Castroforte del Baralla de “La saga-fuga de J.B.”, un final estratosférico (no de esos que acaban en agua de borrajas, como los finales de las novelas de Pérez Reverte, o de Humberto Eco, no) un final que te deja pasmao. Joder, y me pone usted un final de una historia que yo no sabía que también la estaba leyendo, no me daba cuenta.
-Yo acabo mis libros con un par de huevos, coño. Y si no te das cuenta de lo que lees, pon más atención.
-Usted le abre a uno una puerta, y cuando uno se quiere colar dentro, se la cierra en las narices y le lleva a otra, y tres cuartos de lo mismo. Le pone usted a uno la miel en la boca y luego se la quita. ¡Yo quiero enterarme de lo que pasó con la chica de los mohines! ¡Y con el trío de plumíferos cárnicos! ¡Y con la pobre rusita! ¡Y con la seguramente zozobrante vida interior de la Susi, o el Malacaín, el Betoven o la Heidi!
-Bah… todo eso no viene al caso, tú a leer lo que yo te ponga, que para eso soy el escritor, y con lo otro te puedes montar tus propias películas ¿o es que voy a tener que hacértelo yo todo?
-¿Y por qué no escribe todas esas historias?
-Porque no me sale de los cojones.
-Me cae usted muy mal.
-Sí , eso me dices ahora, pero cuando saque otro libro seguro que corres a comprarlo.
-Como loco.

Oz

Virginia o el interior del mundo / Álvaro Pombo

 Álvaro Pombo nos traslada a un mundo tan íntimo que podría ser el de cualquier lector. virginia

 
Santander. Años veinte. La monarquía se instala en el palacio de La Magdalena. La ciudad gira en torno al veraneo regio. Virginia Montes, una joven soltera que pertenece a una familia enriquecida con el negocio de las harinas y ennoblecida por Amadeo de Saboya, heredera de una considerable fortuna y con inclinaciones sentimentales socialistas, culpa al Rey de la muerte de su amado, el hijo de su cocinera. Un matrimonio excéntrico, Cayo Bárcena y Leonora de Bárcena, que primero divierten y después fascinan a Virginia, celebran una gran sesión espiritista cuyas consecuencias darán el significado de esta novela.
 
Éste es el retrato magistral de una mujer retraída y atrevida al mismo tiempo. Con su excepcional manejo de la prosa y de la arquitectura narrativa, Álvaro Pombo nos traslada a un mundo tan íntimo que podría ser el de cualquier lectora.
 
Editorial Planeta
350 pgs
Precio aprox: 20,5 €
ISBN: 978-84-08-08511-9
Publicación: Febrero 2009 
 
pombo
Álvaro Pombo, Nació en Santander en 1939. Se licenció en Filosofía y Letras (sección Filosofía) por la Universidad de Madrid y es Bachelor of Arts en Filosofía (Birbeck College, Londres). Residió en Inglaterra desde 1966 hasta finales de 1977.
Su obra narrativa lo ha consagrado como uno de los maestros indiscutibles de la literatura española contemporánea. Ha publicado las novelas: El héroe de las mansardas del Mansard (Premio Herralde de Novela 1983), El hijo adoptivo, El parecido, Los delitos insignificantes, El metro de platino iridiado (Premio de la Crítica 1991), Aparición del eterno femenino contada por S.M. el Rey, Telepena de Celia Cecilia Villalobo, Donde las mujeres (Premio Nacional de Narrativa, Finalista Premio Europeo de Literatura Aristeion y Premio Ciudad de Barcelona), La cuadratura del círculo (Premio Fastenrath de la Real Academia Española), El cielo raso (Premio de Novela José Manuel Lara 2001 a la mejor novela publicada en español), Una ventana al norte y Contra natura (Premio Salambó y Premio Ciudad de Barcelona). Es autor también Relatos sobre la falta de sustancia y Cuentos reciclados; y de los artículos recogidos en Alrededores.
 
Su creación poética ha sido reconocida con el Premio de Poesía El Bardo por su obra Variaciones (1977). Recientemente ha publicado Protocolos (1973-2003), una recopilación de sus cuatro libros de poesía.
 

 

Ví­a revolucionaria / Richard Yates

 La novela en que se basa la película más esperada del 2009: Revolutionary Road, con Kate Winslet y Leonardo DiCaprio.

via-revolucionaria
 
«Una Madame Bovary habitando los pesadillescos suburbios del American Dream. Pocos libros tan tristes hicieron tan felices a sus lectores: obra maestra.»
El País
 
Los años 50 retratados por Richard Yates tienen demasiados parentescos con los tiempos que vivimos. El aislamiento que nace de la comodidad. La incomunicación que produce la falta de sentimientos sinceros. La pérdida, muchas veces inconsciente, de valores, que en algún momento parecían fundamentales.
 
Brillantes, bellos y confundidos, Frank y April Wheeler tratan de sostener sus ideas incluso contra sí mismos y sus debilidades. Yates los examina con una lucidez que tiene mucho de tristeza en esta magnífica novela: una indagación profunda y conmovedora sobre lo que las personas dejan que la sociedad haga con ellas.
 
«Con Vía Revolucionaria, Richard Yates hace una entrada a toda orquesta en la literatura. Kurt Vonnegut y Raymond Carver lo elevaron a la categoría de escritor de culto.» 
Lire
 
«Si Vía Revolucionaria no convierte a Yates en un escritor inmortal, la inmortalidad es algo que no vale la pena.» 
Times
 
 
· La crítica ha dicho
«Si se necesita algo más para realizar una obra maestra, no sé de qué se trata.» TENNESEE WILLIAMS
 
«Una tragedia doméstica que comienza con la vergüenza de una función de teatro amateur, culmina con el lamento
 por una muerte estúpida, y acaba siendo una novela de terror sin monstruos imposibles que la hagan soportable.» RODRIGO FRESÁN
 
«La excitación que uno experimenta al leer a Yates es la euforia que uno siente al encontrar, reconocer y abrazar a la verdad. ¿No es una verdad agradable? Lo siento mucho. El reconocernos en la ceguera, las necesidades, las soledades y hasta en la crueldad de los personajes de Yates tendrá que bastarnos.» RICHARD RUSSO
 
«Lo que se destaca en Vía Revolucionaria —y en toda la obra de Richard Yates— es lo agudo de su visión, pero también el modo en que esa visión se detiene no en la Guerra o en otros horrores sino en la vida del hombre promedio. Compartimos los sueños y los temores de su gente: el amor y el éxito junto a la soledad y el fracaso y no la vida tal cual la define la publicidad.» Boston Review
 
 
EDITORIAL ALFAGUARA
Traductor: Luis Murillo Fort 
ISBN: 978-84-204-6810-5
Fecha de publicación: 26/11/2008
384 pgs
Precio aprox: 21,50 €
 
richard-yates

Richard Yates nació en 1926 en Yonkers, en el seno de una familia bastante inestable. Estudió en Avon, Connecticut, donde descubrió su vocación por la literatura y el periodismo. Más tarde se incorporó al ejército y cumplió tareas en Francia y Alemania. Al regresar a Nueva York trabajó como periodista, redactor publicitario y ghost writer —escribió algunos de los discursos del senador Robert Kennedy—, y sus relatos comenzaron a aparecer en distintas publicaciones. En 1961 su novela Vía revolucionaria fue finalista del prestigioso National Book Award y le valió un amplio reconocimiento del público y de la crítica. Luego siguieron, entre otras, A Good School y Las hermanas Grimes (The Easter Parade), y los libros de relatos Once tipos de soledad y Liars in Love. Dio clases en la Universidad de Columbia, en la de Boston y en la de Iowa. Murió en 1992 en Alabama. La película de Sam Mendes, Revolutionary Road, ha motivado una merecida revaloración de su obra en todo el mundo. 

 

Leiaa

 

Oscura Lucidez / Pablo Villafruela

 XXXIX Premio Ciudad de Barbastro de Novela Corta 

oscura-lucidez

 

«Fuerte, difícil, intensa y absorbente, que habla con claridad e invita a la reflexión». Fernando Marías 
 
Oscura lucidez se compone de tres variaciones sobre un mismo tema: el abismo de la condición humana; tres historias entretejidas que se inscriben en sendos escenarios contemporáneos: la violencia doméstica, la inmigración y la guerra de los Balcanes. 
 
Estas peripecias vitales están servidas por la voz del narrador, internado en un establecimiento psiquiátrico como consecuencia de un terrible suceso. Su voz surge gracias a la mediación terapéutica de Claudia (personaje destacado por Espido Freire «por su complejidad e inusual verosimilitud en el tratamiento de un personaje femenino»), la doctora que dirige el centro y con la que el protagonista establece una compleja relación, y cristaliza en una novela desazonadora, deliberadamente ambigua. Y aún más cuando la imagen racional y amable que nos traslada de sí mismo el narrador, que suscita la comprensión, la piedad y hasta la simpatía, se completa y cobra sentido al revelarse los atroces recuerdos que anestesian su memoria. 
 
LENGUA DE TRAPO
192 pgs
Precio aprox: 18,20 €
ISBN 978-84-8381-051-4 
 
villafruela

Pablo Villafruela nació en Miranda de Ebro (Burgos) en 1959. Desde los doce años reside en Madrid, donde cursó estudios de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Además de Oscura lucidez, su primera novela publicada, es autor de relatos y de varios poemarios. Antes de ganar el XXXIX Premio de Novela Corta «Ciudad de Barbastro», ha sido finalista en otros certámenes como el Premio de Novela Café Gijón o el Premio de Novela Río Manzanares. 

 

Leiaa

 

 

¡Maldito trabajo! / Jordi Garrido i Pavia

Tiene usted en sus manos un libro sobre mobbing, burnout y dirección de personas cuyo contenido está hecho a partes iguales de anécdotas reales, humor y management.
Esta original obra recoge la autobiografí­a de Shahzad, un directivo triunfador hecho a sí­ mismo, que ha llegado a lo más alto con una visión muy particular del management, a la que hemos denominado Power’s Management.
Shahzad es homófobo, misógino, xenófobo, machista, facha, racista, déspota, egocéntrico y un montón de cosas más. En definitiva se trata de un auténtico directivo Torrente o, lo que es lo mismo, un directivo Power’s Management.

El Power’s Management es el anti-management (acoso psicológico + dirección por amenazas) a que mandos intermedios, directivos y gerentes someten a sus subordinados y que, en la actualidad, representa uno de los grandes retos laborales a los que se enfrenta la sociedad.
Este es un libro que refleja situaciones reales y, si usted se escandaliza por lo que va a leer en él, consuélese pensando que en este mismo momento muchos trabajadores sufren acoso psicológico al estar sometidos al yugo de este tipo de directivos y gerentes.
Este es un gran libro sobre management, pero explicado de una manera muy original, transgresora y con un gran sentido del humor.

Si usted se escandaliza por lo que va a leer, consuélese pensando que en este mismo momento muchos trabajadores sufren acoso psicológico al estar sometidos al yugo de este tipo de directivos y gerentes.

Editorial Granica
Precio aprox: 20 €
Colección: Marketing y ventas , Management
ISBN: 9788483581230

 

Jordi Garrido i Pavia. Autor de varios libros de Dirección Comercial y Márketing, es Máster en Márketing, además ser doctor y licenciado en Administración y Dirección de Empresas por dos universidades norteamericanas. Ha sido Director de Marketing y Comercial de importantes cadenas detallistas y de servicios, gestionando grandes equipos comerciales con centenares de puntos de venta. Paralelamente, ha sido técnico de la Confederación de Comercio de Catalunya y prof. de Estrategia Comercial y de Distribución Comercial en varias universidades, además de ser conferenciante habitual en varios paí­ses de Europa.

Leiaa

Vosotros no sabéis / Andrea Camilleri

 Andrea Camilleri desvela los secretos del jefe de la Cosa Nostra

Por primera vez Andrea Camilleri, el escritor más popular de Italia y uno de los más leí­dos de Europa, ha escrito un libro sobre la mafia, un tema que de forma explí­cita habí­a dejado hasta ahora al margen de su obra.

En abril de 2006 se produjo en Italia una detención de enorme trascendencia en la lucha contra el crimen organizado. Bernardo Provenzano, el capo supremo de la Cosa Nostra, que llevaba cuarenta y tres años eludiendo la justicia, fue apresado en una mí­sera casa de campo en Montagna dei Cavalli, en las afueras de Corleone. Entre otras cosas, la policí­a descubrió entonces el sistema con el que Provenzano habí­a dirigido la mafia siciliana, un sistema tan sencillo y eficiente como seguro basado en los pizzini, unos mensajes cifrados y mecanografiados que sus familiares y cómplices se encargaban de entregar en mano a sus destinatarios.
Mediante el análisis de los pizzini, Camilleri ha elaborado una suerte de diccionario de términos mafiosos. En él, desentraña el complejo mundo de la mafia siciliana y hace un brillante retrato de la organización, del escurridizo Provenzano y de su apasionante captura. Y pese a la gravedad del tema tratado, no puede evitar intercalar anécdotas jugosas y hacer gala de su habitual socarronerí­a.

Andrea Camilleri dispuso que los beneficios de los derechos de autor derivados de la venta de este libro —que permanece en las listas de los más vendidos desde su publicación en Italia— se donen a la Fundación de los Funcionarios de Policí­a para los hijos de las ví­ctimas caí­das en acto de servicio.

.
Editorial Salamandra
Tí­tulo Original: Voi Non Sapete
ISBN: 978-84-9838-188-7
224 pgs
Precio aprox: 15 €


Andrea Camilleri nació en 1925 en Porto Empedocle, provincia de Agrigento, Sicilia, y actualmente vive en Roma, donde imparte clases en la Academia de Arte Dramático. Durante cuarenta años fue guionista y director de teatro y televisión. En 1994 crea el personaje de Salvo Montalbano, el entrañable comisario siciliano protagonista de una serie que en la actualidad consta de nueve novelas. Todos sus libros ocupan habitualmente el primer puesto en las principales listas de éxitos italianas. Andrea Camilleri es hoy el escritor más popular de Italia y uno de los autores más leí­dos de Europa.

Leiaa