No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales
El amante de lady Chatterley / D. H. Lawrence
Costumbrista / 19 Agosto 2013

Caudillo de la libre expresión de las ideas sexuales, D.H. Lawrence a pesar de su corta vida -nació el 11 de septiembre de 1885 en Eastwood Nottinghamshire, Inglaterra y murió el 2 de marzo de 1930 en Vrncr, Francia- legó a la posteridad una extensa, profusa y comprometida obra como, por ejemplo, la de Hugo y Tolstoi. El Amante de Lady Chatterley un mal día fue subida a la picota del Santo Oficio de la literatura universal, pero finalmente fue absuelta en 1960, poco falto que fuera quemada en leña verde, y lo que son las cosas: hoy podría convertirse en una cinta de Walt Disney. Lady Chatterley está a la altura de Madme Bobary y de Anna Karenina, adúlteras de película, adorables y deseables. Mal ejemplo para las mujeres de su época hoy, en cambio, plena y gozosamente identificada con tantas féminas dueñas de su cuerpo, mujeres independientes y voluptuosas. Sus acertados biógrafos han señalado que para crear un personaje de la talla de Lady Chatterley, D.H. Lawrence era capaz de pensar como mujer. No olvidamos al respecto que Flaubert llegó a sostener en público que Madame Bovary era él. Con todo, El Amante de Lady Chatterley es recomendable…