No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales
El enredo de la bolsa y la vida – Eduardo Mendoza
HUMOR / 21 Mayo 2012

Creo que he leído casi todas las novelas de Eduardo Mendoza. Desde aquella hilarante “Sin noticias de Gurb” que me produjo sonoras carcajadas, a mí que no suelo reírme con nada escrito, he pasado por otras varias con resultados diversos. Hoy he terminado “El enredo de la bolsa y la vida”. Deliciosa. Lanzaos sobre ella y disfrutadla. Se trata de una loca (loquísima) historia de amistad que necesita del secuestro de Angela Merkel para que el amigo, Rómulo El Guapo, quede protegido. Para tal cometido se deberá formar una “banda” compuesta por dos estatuas vivientes (el Juli y el Polo Morgan), un repartidor de pizzas árabe adolescente, un abuelo chino, una niña llamada “Quesito”, una acordeonista leninista que debe cantar tan alto como para que no se oiga el acordeón, y el swami Pashmarote Pancha. Están apoyados por el dueño de un bar llamado “Se vende perro” porque ese fue el único cartel que encontraron. Y un buen número de personajes disparatados (pero reales, ¿no? Recorre la novela. Todo ello en el marco de la crisis económica actual, con alusiones a la indignación, la inmigración, los servicios sociales, los políticos, la educación, y un largo etcétera. Ahí van unas cuantas…

Oveja mansa – Connie Willis
Costumbrista , HUMOR / 29 Julio 2011

He aquí el libro ideal para regalar a una chica. He aquí el libro ideal para regalar a un chico. Con un ligero hilo argumental se nos plantea el tema de la moda, de cualquier tipo de moda (ropa, comida, ideas, negocios, organizaciones, relaciones…) para desnudar el comportamiento gregario del ser humano, gregario desde y hasta la inconsciencia. Viene muy bien como punto de partida para una reflexión personal acerca de las motivaciones de muchos de nuestros actos cotidianos, en excesivas ocasiones basados en un vicentismo (¿A dónde va Vicente? A donde va la gente) abyecto. Al tiempo que se nos abruma con datos representativos de este comportamiento ovejuno, también se desarrolla mediante ejemplos la teoría físico-filosófica de las casualidades, ya se sabe, lo del efecto mariposa. La protagonista de la novela, investigadora sociológica, busca un origen a una moda determinada, la del pelo corto en las mujeres y es en el caos de dicho origen donde enlaza con las reflexiones científicas. Dicho así parecen palabras mayores y sesudas, y quizá (y sin quizá) su intención haya sido esa, la de concienciarnos acerca de lo manipulables que somos, pero no nos llamemos a engaño porque la lectura de esta novelita…

El cementerio de Praga / Umberto Eco
Cachito , Histórico , HUMOR / 10 Febrero 2011

Al autor de esta novela le sobran neuronas por todas partes. Su increíble inteligencia, sensibilidad y buen humor nos ha regalado magníficas obras de ficción como El nombre de la rosa y estupendos ensayos como Apocalípticos e integrados. En muchas otras ocasiones, sin embargo, su fértil cerebro y amplísimos conocimientos tan sólo han le servido para parir obras retorcidas y pretenciosas de difícil digestión. Con este Cementerio de Praga, absurdamente criticado por antisemita (como si a Nabokov le tildaran de pedófilo), me da la impresión de que Umberto Eco ha encontrado la justa medida de sus posibilidades, divirtiéndose a placer al tiempo que nos divierte a los demás. Es una novela rara, extraña, sin una línea argumental que apasione, creada en torno a diferentes episodios que suceden a lo largo de la vida de su protagonista, un falsificador italiano que se pone al servicio del antisemitismo y de todo aquel que se avenga a pagarle. Se trata de un tipo que carece absolutamente de moral y que justifica sus acciones de un modo tan absurdo como entretenido. En este sentido le encuentro cierto parecido con el Bravo soldado Schweik. Porque, a pesar de su tenebroso argumento, de sus intrigas, asesinatos…

Viena a sus pies / Alfonso Vázquez
Estrenos , HUMOR / 26 Septiembre 2010

III Premio Bombín de Novela Corta de Humor En 1904, durante los últimos años del imperio de Francisco José, ya viudo de Sissi, el podólogo imperial, Carl Joseph Ostman, es atropellado en extrañas circunstancias por el primer Rolls Royce que circuló por las calles de Viena. El vehículo homicida, como no tarda en comprobar la policía, había sido sustraído seis días antes al compositor Gustav Mahler. Al margen de la investigación oficial, el joven callista Anton Kraus, discípulo de Ostman, comienza a indagar por su cuenta para esclarecer el asesinato. Sus primeras pesquisas le ofrecen una imagen de su maestro más polémica y turbia de lo que jamás hubiera imaginado. Con esta trama policíaca, por la que desfilan otros personajes históricos como Stefan Zweig, Alfonso Vázquez construye una obra inteligente e irónica con la que ha obtenido por unanimidad el III Premio Bombín de Novela Corta de Humor. Rey Lear Editores Páginas: 128 Formato: 12,7×18,5 rústica con cuadernillos cosidos al hilo Precio: 9,95 € ISBN-13: 978-84-92403-46-2 Alfonso Vázquez (Málaga, 1970) Es licenciado en Derecho y Derecho Comunitario por la Universidad San Pablo CEU de Madrid y máster en Periodismo de El País. Desde 1994 ha trabajado como periodista en los…

Cuentos selectos / Mark Twain
Clásica , HUMOR , Léeme / 28 Agosto 2010

Toda persona culta sabe que Mark Twain se llamaba en realidad Samuel Langhorne Clemens y que se le considera el padre de la literatura norteamericana. Los menos cultos pensábamos que se trataba en realidad de un escritorzuelo conocido por sus libritos para público infantil, véase Las aventuras de Tom Sawyer o de Huckleberry Finn. El problema de los incultos se basa evidentemente en nuestra falta de cultura. Por ejemplo, que no atinamos con el pretérito indefinido del verbo caber. ¿Cabí? Cupí suena mejor pero entonces el infinitivo sería cuper, lo que no me pega nada. En fin, que en cuanto abrimos la boca o escribimos un par de frases, se nos pilla en renuncio. Incluso cuando nos limitamos a leer. Porque cuando me pasaron este libro de cuentos me dije a mí mismo, digo dije, vaya mierda. Y es que, además de inculto, soy bastante malhablado. Pero me puse a leerlo porque no tenía otra cosa y además era verano, estación que, como es bien conocido, admite cualquier tipo de extravagancias. En cuanto leí un par de cuentos… ¡qué digo!, en cuanto acabé el primer párrafo, ya estaba dando saltos de alegría, felicitándome por no haber hincado antes el diente…

Soy un gato / Natsume Soseki
Cachito , HUMOR , Léeme / 5 Julio 2010

Humor japonés de principios de siglo (veinte, claro). Casi nada. Mientras en España la generación del 98 andaba preocupada por la decadencia del país, Natsume Soseki nos deleita con las tonterías y más tonterías que se les ocurren a un puñado de amiguetes burgueses, un poco al estilo de Pío Baroja en “El árbol de la ciencia” o del Flaubert de “Bouvard y Pécuchet”. El gato de la casa (y del título) sirve de pretexto para presentarnos los desvaríos casi surrealistas de unos personajes bastante absurdos que se dedican a contarse historia tras historia, a cada cual más tonta, a cambiar de tema y a elucubrar razonamientos curiosos, desatinados o incluso inteligentes. Asomémonos un poquito a esta casa de locos. El gato razona su derecho a entrar donde le de la gana. Si la ley natural permite la propiedad privada de la tierra y la compraventa asignando un valor por metro cuadrado, es lógico que también se permita la partición del aire que respiramos y su venta por metro cúbico. Si no se puede negociar con la atmósfera y es ilegal la partición del firmamento, se debe deucir entonces que la propiedad de la tierra es irracional, y no algo…

La araña negra / Vicente Blasco Ibáñez

No sé si esta novela se podría calificar de morrocotuda, pero lo que queda fuera de toda duda es que es tremebunda. Y quien dice tremebunda dice truculenta, aterradora, terrible, brutal, ácida, cruda, dura… Su autor la escribió a los veinticinco años y posteriormente la repudió por considerarla demasiado folletinesca. ¿Folletinesca? Por supuesto, pero en grado sumo. Digámoslo de una vez: esta novela es un PANFLETO en toda la regla. Aunque si un panfleto se define como “un escrito breve, generalmente agresivo o difamatorio”, deberíamos obviar lo de “breve”, puesto que “La araña negra” consta de dos tomos de letra apretada, con más de quinientas páginas cada uno. Este Blasco Ibáñez poseía la diarrea creativa propia del bestsellerista decimonónico. Cosa más demodé que estos dos libros no puede existir en el mundo. Si les cuento dónde los he encontrado, no se lo van a creer. Pero como me gusta fomentar la incredulidad, se lo voy a contar. Pues sucedió el año pasado en un piso cochambroso del gótico barcelonés. Lo habían dejado desocupado una pareja de ancianos por causa de la mayor fuerza mayor existente en este mundo. Uno de ellos (de los libros, no de los ancianos, q.e.p.d.) servía…