No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales

Historia del mundo con los trozos más codiciados – Fernando Garcés Blázquez

5 Abril 2011

Historia del mundo con los trozos más codiciados
Fernando Garcés Blázquez
Editorial Ariel

Antes de nada, agradecer a www.librosmorrocotudos.com la posibilidad de comentar mi libro y recomendarlo en su muy recomendable blog literario. Dicho esto, ahora viene lo difícil. Los autores, como las madres y los padres, corremos el riesgo de hablar demasiado de nuestro “hijo” o “hija”. Por otro lado, la única manera de explicar un libro es diciendo algo de él. Procuraré ser breve. Este libro nació como un delta, juntando el agua dulce de mi experiencia como historiador y el agua salada de mi experiencia como formador en temas de empresa y branding. ¿Qué mejor manera de juntar ambos cauces que con una historia de las marcas y las empresas más destacadas?

En realidad, no es una historia completa sino una selección. El criterio seguido ha sido buscar marcas significativas en su respectivo sector. En consecuencia, como en Botica, hay un poco de todo: textil, motor, joyas, armas, etc… La inclusión de algunas marcas puede parecer sorprendente. ¿Qué tienen en común Rolex, con Knorr? Esta confusión desaparece cuando miramos la historia de manera “vertical” y no sólo “horizontal”. Hoy en día, Maggi puede parecer una marca “normal” pero, imagínese los deseos de Colón o Magallanes, y sus respectivas tripulaciones, muertas de hambre y sed en altamar, en una época que la comida se pudría a las pocas semanas de abandonar puerto. Aquellos marineros, en medo del océano, ¿qué habrían codiciado más: un reloj Rolex o una sopa caliente, fácil de guardar en el barco y aún más fácil de cocinar? Además, durante siglo, uno de los deseos más codiciados por la humanidad ha sido dar de comer a las masas. No es casualidad que la población haya comenzado a aumentar a partir de las marcas de alimentación barata y rápida…

En otras palabras, la mayoría de la gente tiene la idea de que las marcas son algo superficial y no digo que no sea cierto. Pero no sólo hay ambición económica y vanidad en las creaciones sino también logros, o repercusiones sociales, mucho más transcendentales. Un ejemplo es el deseo de las elites romanas y medievales por vestirse con seda de la China. Gracias a este deseo frívolo, también es cierto que se tejieron multitud de relaciones , culturales entre Europa y Asia, a lo largo de la ruta de la seda. Otro ejemplo, Coco Chanel fue una gran revolución ya no sólo en el mundo de la moda sino también para la mujer. Fiel a su lema (‘siempre quitar, nunca poner’), Coco se anticipó a las mujeres del siglo XX: dejó en el olvido los corsés en los vestidos, se cortó el pelo a lo ‘garçon’ e introdujo el pantalón en el armario femenino.

Sin duda, podría decir muchas más cosas de las marcas, pero he prometido ser breve y, después de todo, para eso he escrito un libro… A modo de final, sólo recordar al lector que cada día utilizamos miles de marcas sin tan siquiera ser conscientes de ello. Desayunar, una ducha y vestirse y ya llevamos 10 marcas (la del champú, la de los cereales, la de los vaqueros…) Quizás resulte conveniente saber algo más de este mundo que es nuestro mundo…
Fernando Garcés Blázquez

(Visited 32 time, 1 visit today)

Un comentario

  • Luisa 5 Abril 2011en9:54 am

    Acostumbrada a leer los libros con ésa distancia de no saber las razones o motivos del autor para contarnos la historia que leemos, ahora es un honor poder tener ésa cercanía por medio de éste comentario.
    Me gustó mucho Historia del Mundo sin los trozos aburridos, lo compré pensando en mis hijos adolescentes, pero me ha servido muchísimo para acrecentar mi escasa cultura general y a la primera oportunidad menciono siempre mi “fuente de información” para invitarlos a leer de primera mano, porque me parece un libro completo, entretenido y fácil de aprehender.
    Sin duda alguna, iré a comprar éste nuevo.
    Y lo dicho, un honor y un lujo poder leerlo nuevamente Don Fernando. Enhorabuena por éste nuevo “hijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 3 =