Archivo de la etiqueta: poesía

Luna / Miguel Angel Villar

Desde el principio de los tiempos el influjo de la luna sobre la Tierra y el Hombre ha sido reconocido y aceptado (por la humanidad) como un hecho irrefutable.luna_miguel1

Del mismo modo la mujer (hembra) ha ejercido una mágica impronta sobre el hombre (macho). Son pues, dos fuentes de dominio, unas veces consentido y consciente, otras imprevisto y traidor, que sigiloso se apodera de las mentes y cuerpos.

Este puede considerarse un libro de amor, pero en él confluyen elementos esotéricos y el lector puede que confunda luna con mujer o viceversa, ya que el mismo autor, a veces, no sabe delimitar dónde comienza la una (luna) o comienza la otra (mujer). Se establece un misterio, y hasta puede que una complicidad, entre lector y autor, pero mejor que no intetemos descifrar las claves porque como siempre, al final, el asesino es el mayordomo.

Bástenos con disfrutar de las sensaciones y de la intimidad cómplice en el claroscuro de las páginas y que nos alumbre el tenue espejo de esa luna que siempre asoma curiosa por alguna rendija… tal vez abierta en descuido provocado.

Luna 1ª edición, julio de 2009

Editan: Gallo de Vidrio y ACP en la Red
Apartado de correos 2191 – 41080 – Sevilla
Colección Algo Nuestro. Número 39
© Diagramación: Ana Parrado
© Dibujo de cubierta y solapa: Ali Santarelli
© de los poemas Miguel Ángel Villar
© del prólogo: José Cenizo Jiménez
© de la presente edición: Gallo de Vidrio y ACP

http://www.acpoesia.ning.com

ISBN 978-84-613-1478-2

Precio: 10 € + gastos de envio

pedidos: escriban a rojoluna@ono.com

miguel1Miguel Ángel Vi llar. Nace en Sevilla en Agosto del 51. Pasa su infancia y juventud en distintas ciudades españolas. Vuelve a Sevilla donde termina el bachiller e inicia estudios de Geografìa e Historia y de Psicologìa.

Su lema es: "conócete a ti mismo… y a los demás". A veces puede parecer introvertido y callado, pero es una mera impresión, ya que su atención nunca se desvía y suele utilizarla para el análisis y la reflexión.

Pertenece a "Gallo de Vidrio" desde su fundaciòn en Febrero del 72 y participa en todas las antologìas que publica el colectivo:
"Azulejos" (1973), "La granada" (1974), "Aljibe" (1975), "Cantaro" (1976), "Al aire el canto del gallo" (1977) "Nuba para una aurora andalusì" (1980), "Altozano" ( ediciòn cibernètica, 1977); es incluido en "Antologìa de poetas andaluces" (1982), y en "Poetas del sur" (1983) con motivo del centenario de Juan Ramòn Gimenez y anteriormente en la publicaciòn mejicana "Nueve poetas de andalucìa".
"Muñecos de barro" (1981), era hasta el momento su ùnica obra publicada en solitario.
Refunda la revista del Aula de Cultura de la Facultad de Filosofìa y Letras de la Universidad de Sevilla.
Asesora la creaciòn de la revista poètica Albatros, y en el 85, junto con los poetas Ramòn Reig y Benito Mostaza, crea el grupo "Aldaba" en el que publicarà junto a los mencionados poetas "En la puerta de todos".
"De la tierra al aire", (1993), "Antologìa de coplas flamencas", recoge su voz entre las de diez prestigi oso s especialistas.
En 1994, "Gallo de vidrio" publica Palabra e imagen, pliego literario que comprendìa la obra literaria y pitòrica del autor.

En 1998 ha publicado "Chuflerìas" y "Junto a los Luceros", y en el 2001 " Lebasì". Durante unos años coordina los pliegos literarios de Gallo de Vidrio y las páginas culturales del diario "Sevilla información". "Soleares", Diputación de Sevilla (2002). En el 2005 funda la Asociación Cultural Poesía en la Red, para dar oportunidad de publicación a poetas jóvenes.

Algunas antologías contienen poemas o prólogos de Miguel Ángel:
"Hojas de otoño" (2005), " Te mandaré mi aliento" (2006), "El párpado de la serpiente" (2007), "Certa men de poetas solidarios" (2006), " Más allá del cristal" (2008), " Nos los levantó la nada" (2008), "Destila amor por cada herida" (2009) Y prepara la edición de "Luna".

Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel co mo en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.

Quédate

Quédate a mi lado
prendida de una sonrisa
o atrapada en mis labios.
¡Te cambio la sombra
por un beso!
Este día de sol
refleja tu mirada
en este aire que me trae
tu íntima voz
y me acuna el corazón
entre brazos tiernos.
Hoy voy a soborearte,
primavera que naces
a cada golpe de vos,
flor que invade en
cada sílaba espe rada,
lluvia mansa de vida.
Luz, palabra,
primavera…agua,
en mis manos te atrapo,
en mi pecho te acojo.

Miguel Ángel Villar

 

Es un artículo de Leiaa

Algodón de sueños – Cotó de somnis / Carmen Sanjuán Rubio

 Algodón de sueños es más que un libro infantil, …

… es la excusa perfecta para compartir momentos cuando ya declina el día. Una forma para acercar a distintas generaciones y vía para infundir afecto, seguridad y ánimo. Escrito para niños e ilustrado por niños es el compañero ideal con el que los adultos volverán a retomar el placer de lo leído y donde la magia de la poesía será el despertar al asombro de nuestros jóvenes lectores.

algodon-de-suenosEditorial Bohodón
ISBN: 978-84-92828-05-0
Primera edición: Agosto de 2009
Medidas: (180 x 140) / 110 páginasGénero: Poesía infantil
Idioma: Castellano – Catalán
Colección: 8. Bilingüe
P.V.P. 12.00 euros
E-Book: 6 €

PEDACITOS DE CIELO

En la ramina verde
una naranja.
Es la tarde que acogeal sol que baja.

¡Venid, venid
mirad el monte
vestidito de rojo
y de horizonte!
En la ramita parda
el sol se estruja.
Con las últimas luces
zumo de brujas.
¡Dormid, dormid
hasta mañana
que la luna se cuelga
de tus persianas!

 

CUANDO BOSTEZAS

Cuando bostezas
se abren las ventanitas
de las sorpresas
y cuando sueñas
se hacen grandes las cosas
que son pequeñas.

SOBRE LA RAMA

Sobre la rama
los pajaritos
hacen su cama.
—chisssss—

Que entre limones
ya están dormidoslos gorriones.

——————

BOCINETS DE CEL

En el branquilló verd
una taronja,
és el vespre que acull
al sol que s’arronsa.

Veniu, veniumireu el turó
guarnit de vermell
i d’horitzó!

En el branquell terrósel sol s’estreny
i amb les llumetes
suc de bruixetes.

Dormiu, dormiu
fins l’endemàque la lluna es repenja
al teu enreixat!

QUAN BADALLES

Quan badalles
s’obren les finestretes
de les sorpreses

i quan somnieses fan grans les coses
que són petites.

SOBRE EL BRANQUELL

En el branquellfan el seu llit
els ocellets.

—Txissssss—

Que entre els llimonss’han adormit
tots els moixons.

—————————————

Para comprar el libro escriban a:
cotodesomnis@gmail.com

o bien a la editorial:
http://bohodon.es/publicacion.php?id=84

 

Ocnos / Luí­s Cernuda

 Ocnos, título principal de la obra de Cernuda, es un poema en prosa que constituye la autobiografía poética de uno de los poetas más influyentes y sensibles de la generación de 27.ocnos

 
La presente edición de Ocnos reproduce la primera que de este libro realizara Cernuda, durante su estancia en Glasgow (desde 1939 a 1942), y que fue publicada en español en Londres por The Dolphin del editor J. L. Gili. Contiene los treinta y un primeros poemas en prosa que formaron Ocnos y en la secuencia que entonces les dio el poeta. Sin embargo, para la fijación de cada texto —sobre todo en lo que se refiere a puntuación— se han seguido las ediciones posteriores.
 
Compuesta en tipos bodoni. Impresa en papel verjurado Ingres de Fabiano. Cubiertas de cartulina de la misma fábrica, impresa a dos tintas y encuadernada en cartoné forrado con papel de hilo y etiqueta pegada.
 
TURNER
ISBN: 978-84-7506-838-1
Idiomas: Español e inglés
Páginas: 136
Encuadernación: Cartoné con sobrecubierta e impreso en papel Ingres de Fabiano
Dimensiones: 17 x 24
Precio aprox: 50 €
 
cernuda
Luis Cernuda, Sevilla, 1902 – México, 1963. Destacado poeta español, miembro de la llamada Generación del 27 y crítico literario. Empezó a estudiar Derecho en la Universidad de Sevilla en 1919, siendo uno de sus profesores Pedro Salinas, quien lo ayudó con sus primeras publicaciones.
 
Se muda a Madrid en 1929. Allí trabaja en la librería de León Sánchez Cuesta. Tras la proclamación de la II República colabora en los movimientos que buscan lograr una España más tolerante, culta y liberal. El mismo año que estalla la Guerra Civil publica la primera edición de su obra poética completa hasta entonces, bajo el título de La realidad y el deseo.
En 1938, parte al Reino Unido, donde trabaja de lector de español en la Universidad de Glasgow, la Universidad de Cambridge y el Instituto Español de Londres. En 1947 inicia su exilio norteamericano, donde enseña literatura. Muere el 5 de noviembre en la Ciudad de México y es enterrado pocos días después en la sección española del Panteón Jardín.
 

Atardecer.-

En los largos atardeceres del verano, subíamos a la azotea. Sobre los ladrillos cubiertos de verdín,entre las barandas y paredones escalados, allá en un rincón, estaba el jazminero, con sus ramas oscuras cubiertas de menudas corolas blancas, junto a la enredadera que a esa hora abría sus campanillas azules.
  El sol poniente encendía apenas con toques de oro y carmín los bordes de unos frágiles nubes blancas que descansaban sobre el horizontede los tejados. Caprichoso, con formas irregulares, se perfilaba el panorama de arcos, galerías y terrazas: blanco laberinto manchado aquí o allá de colores puros, y donde a veces una cuerda de ropa tendida flotaba henchida por el aire con una insinuación marina.
  Poco a poco la copa del cielo se iba llenando de un azul oscuro. por el que nadaban, tal copos de nieve, las estrellas. De codos en la barandilla. era grato sentir la caricia de la brisa. Y el perfume de la dama de noche, que comenzaba a despertar su denso aroma nocturno, llegaba turbador, como el deseo que emana de un cuerpo joven, próximo en la tiniebla estival.

Luis Cernuda en “Ocnos”

 

Leiaa

 
 

 

Algo personal / Joan Manuel Serrat

La voz de Joan Manuel Serrat, que ha resonado temblorosa y profunda en grandes auditorios y al mismo tiempo en pequeñas habitaciones de estudiantes ávidos de sueños, que ha sido coreada por la multitud y susurrada en la intimidad, que ha denunciado la injusticia y la guerra y que, cantando al amor, nos ha tocado el corazón, se ha convertido, a fuerza de belleza, en parte de nosotros mismos. Hoy por fin, después de 44 años de hermosas melodí­as y de versos inmortales, estas canciones se plasman en esta suerte de discoteca silenciosa, muda sin la vestimenta del sonido pero atronadora en su desnudez.  Y es que es cierto que la voz de Serrat es un regalo para los oí­dos, pero no es menos cierto que estarí­a hueca sin esas palabras dedicadas al amor, al mar o a la tierra que brotan del centro mismo de este «alquimista de las emociones». Esto es en fin lo que este libro pretende demostrar, que más que en la garganta es en las palabras donde realmente le tiembla, a Joan Manuel Serrat, el corazón.

Todas las canciones escritas por Serrat acompañadas por una breve autobiografí­a, comentarios, fotografí­as y recuerdos del artista.
 

Serrat nos presenta este libro que más que un cancionero es su vida, sus letras, a través de las cuales asistimos al crecimiento de uno de los cantautores más importantes de nuestra historia. Una recopilación que nos permitirá redescubrir sus canciones inolvidables que se leen como poemas; sus temas universales que le hacen inconfundible; su voz, personal y cercana, que inevitablemente acude a la memoria al reencuentro de sus versos.

EDICIONES TEMAS DE HOY, S.A.
Colección: Cancioneros
Número de páginas: 560
Precio: 29,90 €
ISBN: 978-84-8460-688-8
Formato: Tapa dura
Tamaño: 28 x 19,5
Fecha de Publicación: Noviembre 2008

Joan Manuel Serrat es hoy por hoy y sin lugar a dudas el más conocido y respetado de los cantantes españoles, y lo que es más importante, para varias generaciones. Adorado en Latinoamérica, amado en España e idolatrado en Cataluña, el Nen del Poble Sec es el posiblemente el máximo representante del género «Cantautor» de nuestro paí­s, equiparable a músicos de la talla de Edith Piaf, Dylan o Jacques Brel. De origen humilde, Serrat ha conquistado a lo largo de estos 44 años de carrera, en los que ha producido más de 30 discos, el corazón del público, introduciéndose en sus vidas a través del oí­do, con la única arma de su personalí­sima voz, vibrante como un aleteo, y de su poesí­a clara. Nada ha menguado su altura poética ni su inconfundible forma de interpretar, ni las polémicas sobre su bilingüismo, ni las numerosas modas musicales que ha ido salvando, ni siquiera el feroz paso del tiempo… El mar, la tierra, la gente, los poetas, la paz… son algunas de las temáticas en las que se ha adentrado Joan Manuel Serrat con su guitarra como única compañera, pero sobre todas ellas, y siempre presente, está el amor, esa manera de amar las cosas sencillas de Serrat, y que uno no sabe si habita en sus palabras o en su voz, o en sus melodí­as, o en todas a la vez ese Algo Personal que impregna todo lo que hace y que le ha llevado a ser lo que es… un músico inmortal.

…………………………………………………………

Leiaa

Poesí­a reunida / William Faulkner

William Faulkner, galardonado con el premio Nobel de Literatura (1949) y con dos premios Pulitzer (1954 y 1962) por su extensa y conocida obra narrativa, legó también una casi secreta obra poética, producida, en su mayor parte, durante la juventud. Este volumen de su Poesí­a reunida agrupa, por primera vez en todo el mundo, los cuatro libros de este género publicados por Faulkner: El fauno de mármol (1924), Una rama verde (1933) y los póstumos Poemas de Misisipi (1979) y Helen: un cortejo (1981).

“Faulkner, uno de los escritores capitales de la literatura norteamericana de todos los tiempos, renueva con sus poemas la anquilosada poesí­a de la época y la pone al dí­a de la vanguardia universal, iluminado por el magisterio de los simbolistas franceses y de algunos de los mejores poetas de la lengua inglesa: Swimburne, Keats, Shelley y T. S. Eliot. Sus composiciones aspiran a la pasión y la belleza, y a la pasión y la belleza conducen el mundo caótico y cenagoso y la palabra centelleante de su autor, que nutrirán simultánea y sostenidamente su obra en prosa”. EDUARDO MOGA Y DANIEL C. RICHARDSON

BARTLEBY EDITORES
Poesí­a
1ª Edición
978-84-95408-89-1
PVP: 17 €
Año de publicación: 2008
Traducción: Eduardo Moga y Daniel C. Richardson

William Faulkner (25 de septiembre de 1897 – 6 de julio de 1962) fue un narrador y poeta estadounidense. Su verdadero apellido era Falkner, que cambió por motivos comerciales. En sus obras destacan el drama psicológico y la profundidad emocional, utilizando para ello una larga y serpenteada prosa, además de un léxico meticulosamente escogido.

Publicó, entre otras, las siguientes obras de narrativa: Mientras agonizo (1930), Santuario (1931), Luz de agosto (1932), ¡Absalom, Absalom! (1936), Los invictos (1938), Las palmeras salvajes (1939), El villorrio (1940), Desciende Moisés (1942), Intruso en el polvo (1948), Una fábula (1954, premio Pulitzer), La ciudad (1957), La mansión (1959) y Los rateros (1962), también galardonada con un Premio Pulitzer. Su obra poética, apenas editada en España hasta ahora, comprende los libros El fauno de mármol (1924), Una rama verde (1933), Poemas de Misisipi (1979) y Helen: un cortejo (1981).
_________________

Leiaa

Fiat umbra, de Isabel Escudero

Morir por las ideas!:
eso le pasa
a cualquiera.

Me alcanza:
untada viene la flecha
de distancia.

Guadaña de luna
tiembla en el agua:
¿de qué duda?

Isabel Escudero

La pregunta por la relación entre poesí­a y pensamiento ha llegado a ser uno de los tópicos de los encuentros poéticos. Aparentemente, el tema da para mucho, pero una termina preguntándose si no será ésta otra de tantas falsas dicotomí­as que se inventan, al nombrarlas, para poder hablar de algo, que de eso, al fin y al cabo, se trata.

Obtuve la respuesta de repente, mientras leí­a el Fiat umbra (Pre-Textos) de Isabel Escudero cuando, al darme cuenta de que levantaba los ojos del libro y me quedaba con la mirada perdida después de la lectura de uno de sus fragmentos, recordé un ejemplo que poní­a Miguel Palacios en sus clases de í‰tica: el que lee filosofí­a, decí­a, levanta a menudo la cabeza, como hace un pájaro al beber. Así­, lo leí­do se filtra, como el agua en la garganta del pájaro, y se asienta en el entendimiento. Pues bien, tomé conciencia, en ese instante, de que no estaba leyendo un ensayo sino unos poemas y que, sin embargo, hací­a el mismo gesto; la misma necesidad habí­a de dejar que el agua se filtrase y hallase su camino hacia el núcleo. Si, pues, para beber el verso hay que levantar la cabeza, ¿qué diferencia existí­a entre el poema y el pensamiento?

No obstante, fiel al principio de sospecha, volví­ a la pregunta: ¿era realmente el mismo gesto? ¿Acaso no habí­a, en la recepción de un buen poema, además del placer del entendimiento, un cierto paladeo? Ciertamente, el verso se “saborea”. Y esto, el sabor, al que los filósofos de la India llamaban rasa, es algo que viene dado por la buena elaboración, por la sabia combinación de los ingredientes. No otra cosa es la poí­esis.

Pero si bien la poí­esis es el arte de hacer poemas, el poema no es la poesí­a. El poema es algo más. Nos abre una ventana, a veces pequeña, a veces grande, sobre el mundo. Nos cuenta algo que, sin saber, sabí­amos, y que reconocemos. El poema es una evidencia que nos asombra. Derrida lo comparaba con un erizo. Lo encontramos indefenso, hecho una bola en la autopista, y nos dan ganas de cogerlo, de protegerlo porque allí­, muy a ras de suelo, murmura, dice algo muy bajito. Algo importante. Pero sin aspavientos. Y repetimos lo que murmura, nos lo aprendemos de memoria (par coeur) y el corazón, entonces, el corazón que no habí­a, se hace.

Este hacerse el corazón no es cosa de artificio. Es tiempo de deponer las ansias, los poetas, y estar atentos. Caracol, mejor que erizo, el poema -y el poeta- es la más humilde de las criaturas. Indefenso pero ligero, lleva consigo su casa, su morada; la construye con su propia saliva a medida que va creciendo. Así­ ha de ser el poeta para los tiempos que vienen. Humilde, anónimo si pudiera. Porque lo que dice, lo dice para todos y es en boca de todos cuando halla cumplimiento.

Vuelvo al Fiat umbra. A medio camino entre el haiku y la sentencia popular o la métrica breve castellana, estos “farolillos” expanden su luz en mi penumbra. Brevemente, a modo de estampas para la imaginación o para la inteligencia, permitiendo ese sesgo de la mente que tanto abreva. Sirvan de ejemplo para lo dicho. Beber un sorbo y levantar la cabeza. Como el pájaro.



Chantal Maillard (Bruselas, 1951), premio Nacional de Poesí­a en 2004, ha publicado recientemente Hilos (Tusquets, 2007, Premio de la Crí­tica 2008) y, en colaboración con í“scar Pujol, Rasa: el placer estético en la tradición india (José J. de Olañeta, 2007).