No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales
La noche quedó atrás / Jean Valtin
Histórico / 7 Abril 2009

     El autor simplemente nos cuenta en primera persona lo que hizo entre la primera y la segunda guerra mundial, en las décadas de 1920 y 1930, y nos deja simplemente turulatos. Porque hizo tal cantidad de cosas que nos marea, nos apabulla, nos anonada… En una sola de sus páginas (y son 780) es muy probable (y no exagero) que nos cuente más aventuras (trapicheos, falsedades, sufrimientos…) de las que los seres molientes seremos capaces de vivir en toda nuestra vida.           Pero Richard Krens (verdadero nombre tras el pseudónimo Jean Valtin) no es un ser moliente y corriente sino un alemán, idealista fanático prosoviético, que recorre el mundo luchando por su causa. Aunque esto no es un libro de tesis sino de praxis. No hay reflexión, tan sólo se actúa y se actúa en pos del hundimiento del capitalismo mundial y del triunfo del sistema soviético. Y se actúa sin parar, sin moralizar y de todas las maneras posibles, mayormente cutres, brutales, retorcidas, torturantes. Nunca el fin ha justificado tanto los medios. Fanatismo en estado puro, hacer sin pensar, obedecer a ciegas, todo por la causa, la propia vida carece de valor.           En este sentido…