El enredo de la bolsa y la vida – Eduardo Mendoza

Creo que he leído casi todas las novelas de Eduardo Mendoza. Desde aquella hilarante “Sin noticias de Gurb” que me produjo sonoras carcajadas, a mí que no suelo reírme con nada escrito, he pasado por otras varias con resultados diversos.

Hoy he terminado “El enredo de la bolsa y la vida”. Deliciosa. Lanzaos sobre ella y disfrutadla.

Se trata de una loca (loquísima) historia de amistad que necesita del secuestro de Angela Merkel para que el amigo, Rómulo El Guapo, quede protegido. Para tal cometido se deberá formar una “banda” compuesta por dos estatuas vivientes (el Juli y el Polo Morgan), un repartidor de pizzas árabe adolescente, un abuelo chino, una niña llamada “Quesito”, una acordeonista leninista que debe cantar tan alto como para que no se oiga el acordeón, y el swami Pashmarote Pancha. Están apoyados por el dueño de un bar llamado “Se vende perro” porque ese fue el único cartel que encontraron. Y un buen número de personajes disparatados (pero reales, ¿no? Recorre la novela.

Todo ello en el marco de la crisis económica actual, con alusiones a la indignación, la inmigración, los servicios sociales, los políticos, la educación, y un largo etcétera.

Ahí van unas cuantas perlas:

El deterioro del edificio daba testimonio de su reciente construcción”

“Muchas personas dudan de los beneficios de la gimnasia espiritual, pero están equivocadas. Los seres humanos están necesitados de guía y no es difícil  guiarlos, porque en rigor no van a ninguna parte”.

“Una familia desestructurada, poca o ninguna educación y otras circunstancias adversas me han empujado a desempeñar un oficio honrado” – dice el repartidor de pizzas.

“Hecho esto, entró en el local y gritó: ¡Esto es un atraco! ¡No griten ni ofrezcan resistencia!

Mientras pronunciaba la segunda frase ya se había percatado de que, debido a la circulación y al zigzagueo, se había metido en la tienda contigua a la joyería, la prestigiosa Rotisserie Filipon, especializada en comida preparada y platos hechos. Confesar el error y salir de vacío le pareció humillante, tanto para sí como para las víctimas del atraco, de modo que, dirigiéndose al dependiente, le ordenó llenar el saco de pollos a l’ast. Cuando el saco estuvo lleno, se lo echó a la espalda y echó a correr.”

Esta es la presentación de La Moski:

“Cuando apenas tenía uso de razón había ingresado en las juventudes estalinistas y ni su experiencia  ni el devenir de la Historia le dieron motivos para claudicar de las ideas que allí le habían inculcado. Como a su lealtad inquebrantable unía un carácter inconmovible, al producirse el derrumbamiento del sistema, la Moski metió en una maleta de madera sus pocas y modestas pertenencias y se fue al exilio por propia iniciativa. En algún momento había oído que el partido comunista de Cataluña era el único que, en medio de la debacle, mantenía una ortodoxia intransigente, una jerarquía compacta y una disciplina implacable. Nada más apearse del tren, la Moski se presentó en la sede del antiguo PSUC y a quien la recibió en la entrada le mostró el carné y una foto dedicada de Georgi Malenkov y le dijo que venía a ponerse a las órdenes del secretario general. El recepcionista,  en prueba de camaradería, le ofreció una calada del canuto que se estaba fumando y le informó de que el secretario general, al que se refería con el respetuoso apodo de «el Butifarreta», no la podía recibir porque estaba plantando azucenas en el jardín de las Terciarias Franciscanas de la Divina Pastora; luego había quedado delante de la catedral con el resto del comité central para bailar sardanas, y por la tarde iba al fútbol. La Moski no pudo menos que admirar el astuto disimulo con que el partido encubría los preparativos de la revolución y decidió quedarse a vivir en Barcelona.”

“A despecho de la adversa coyuntura, Cándida y su marido vivían con cierta holgura fiduciaria y espacial, a raíz del fallecimiento de la madre de éste, un luctuoso suceso, ocurrido tres años atrás, que les exoneró de muchas cargas y preocupaciones y les permitió recuperar una alcoba y retirar de la puerta el rótulo que rezaba: cuidado con el perro. Tan dolorosa pérdida no les impedía seguir cobrando la pensión de la difunta, así como el subsidio a personas dependientes y una beca para cursar estudios en la Facultad de Telecomunicaciones al amparo del programa de educación de adultos. Gracias a estas pequeñas artimañas administrativas, mi cuñado no pegaba sello y mi hermana había dejado de hacer la calle.”

Andrés López

(Visited 3 time, 1 visit today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>