Las cosas que no nos dijimos / Marc Levy

La novela empieza en los preparativos de la boda de Julia.
Ella siempre había estado distanciada de su padre porque hacía muchísimos viajes de negocios y no se llevaban muy bien.
Julia envía a su padre la invitación de boda y unos días antes el asistente personal de su padre llama a Julia diciéndola que su padre no puede ir, pero esta vez no era por viajes… había muerto.
Julia, no muy dolida por la trágica noticia, entierra el día de su boda a su padre y aplaza la boda.
Estando trabajando recibe una llamada del dueño de la zapatería de debajo de su casa. El hombre dice que hay un camión enorme delante de la puerta de la zapatería y que el paquete es para ella.  Julia sale del trabajo lo antes que puede y cuando va a casa se encuentra una enorma caja de dos metro de alto en medio del salón.
Al abrirla se queda anonadada, era…. su padre.
En una empresa su padre era accionista y habían empezado a hacer androides para que la gente que fallecía pudiera volver seis días más a casa para decirse con la familia las cosas que no se dijeron.
La batería sólo duraría seis días y si la famila quería podía apagar el muñeco y se lo llevaría la empresa.

La novela empieza en los preparativos de la boda de Julia.Ella siempre había estado distanciada de su padre porque hacía muchísimos viajes de negocios y no se llevaban muy bien.Julia envía a su padre la invitación de boda y unos días antes el asistente personal de su padre llama a Julia diciéndola que su padre no puede ir, pero esta vez no era por viajes… había muerto.Julia, no muy dolida por la trágica noticia, entierra el día de su boda a su padre y aplaza la boda.Estando trabajando recibe una llamada del dueño de la zapatería de debajo de su casa. El hombre dice que hay un camión enorme delante de la puerta de la zapatería y que el paquete es para ella.  Julia sale del trabajo lo antes que puede y cuando va a casa se encuentra una enorma caja de dos metro de alto en medio del salón.Al abrirla se queda anonadada, era…. su padre.En una empresa su padre era accionista y habían empezado a hacer androides para que la gente que fallecía pudiera volver seis días más a casa para decirse con la familia las cosas que no se dijeron.La batería sólo duraría seis días y si la famila quería podía apagar el muñeco y se lo llevaría la empresa.

Patricia Clemente del Río

Esta entrada fue publicada en Fantasía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.