No hay que dejar los libros en manos de los intelectuales

Luna / Miguel Angel Villar

18 Octubre 2009

Desde el principio de los tiempos el influjo de la luna sobre la Tierra y el Hombre ha sido reconocido y aceptado (por la humanidad) como un hecho irrefutable.luna_miguel1

Del mismo modo la mujer (hembra) ha ejercido una mágica impronta sobre el hombre (macho). Son pues, dos fuentes de dominio, unas veces consentido y consciente, otras imprevisto y traidor, que sigiloso se apodera de las mentes y cuerpos.

Este puede considerarse un libro de amor, pero en él confluyen elementos esotéricos y el lector puede que confunda luna con mujer o viceversa, ya que el mismo autor, a veces, no sabe delimitar dónde comienza la una (luna) o comienza la otra (mujer). Se establece un misterio, y hasta puede que una complicidad, entre lector y autor, pero mejor que no intetemos descifrar las claves porque como siempre, al final, el asesino es el mayordomo.

Bástenos con disfrutar de las sensaciones y de la intimidad cómplice en el claroscuro de las páginas y que nos alumbre el tenue espejo de esa luna que siempre asoma curiosa por alguna rendija… tal vez abierta en descuido provocado.

Luna 1ª edición, julio de 2009

Editan: Gallo de Vidrio y ACP en la Red
Apartado de correos 2191 – 41080 – Sevilla
Colección Algo Nuestro. Número 39
© Diagramación: Ana Parrado
© Dibujo de cubierta y solapa: Ali Santarelli
© de los poemas Miguel Ángel Villar
© del prólogo: José Cenizo Jiménez
© de la presente edición: Gallo de Vidrio y ACP

http://www.acpoesia.ning.com

ISBN 978-84-613-1478-2

Precio: 10 € + gastos de envio

pedidos: escriban a rojoluna@ono.com

miguel1Miguel Ángel Vi llar. Nace en Sevilla en Agosto del 51. Pasa su infancia y juventud en distintas ciudades españolas. Vuelve a Sevilla donde termina el bachiller e inicia estudios de Geografìa e Historia y de Psicologìa.

Su lema es: "conócete a ti mismo… y a los demás". A veces puede parecer introvertido y callado, pero es una mera impresión, ya que su atención nunca se desvía y suele utilizarla para el análisis y la reflexión.

Pertenece a "Gallo de Vidrio" desde su fundaciòn en Febrero del 72 y participa en todas las antologìas que publica el colectivo:
"Azulejos" (1973), "La granada" (1974), "Aljibe" (1975), "Cantaro" (1976), "Al aire el canto del gallo" (1977) "Nuba para una aurora andalusì" (1980), "Altozano" ( ediciòn cibernètica, 1977); es incluido en "Antologìa de poetas andaluces" (1982), y en "Poetas del sur" (1983) con motivo del centenario de Juan Ramòn Gimenez y anteriormente en la publicaciòn mejicana "Nueve poetas de andalucìa".
"Muñecos de barro" (1981), era hasta el momento su ùnica obra publicada en solitario.
Refunda la revista del Aula de Cultura de la Facultad de Filosofìa y Letras de la Universidad de Sevilla.
Asesora la creaciòn de la revista poètica Albatros, y en el 85, junto con los poetas Ramòn Reig y Benito Mostaza, crea el grupo "Aldaba" en el que publicarà junto a los mencionados poetas "En la puerta de todos".
"De la tierra al aire", (1993), "Antologìa de coplas flamencas", recoge su voz entre las de diez prestigi oso s especialistas.
En 1994, "Gallo de vidrio" publica Palabra e imagen, pliego literario que comprendìa la obra literaria y pitòrica del autor.

En 1998 ha publicado "Chuflerìas" y "Junto a los Luceros", y en el 2001 " Lebasì". Durante unos años coordina los pliegos literarios de Gallo de Vidrio y las páginas culturales del diario "Sevilla información". "Soleares", Diputación de Sevilla (2002). En el 2005 funda la Asociación Cultural Poesía en la Red, para dar oportunidad de publicación a poetas jóvenes.

Algunas antologías contienen poemas o prólogos de Miguel Ángel:
"Hojas de otoño" (2005), " Te mandaré mi aliento" (2006), "El párpado de la serpiente" (2007), "Certa men de poetas solidarios" (2006), " Más allá del cristal" (2008), " Nos los levantó la nada" (2008), "Destila amor por cada herida" (2009) Y prepara la edición de "Luna".

Es autor de prólogos y columnas de prensa, así como colaboraciones en revistas tanto en papel co mo en internet, utilizando con frecuencia, sobre todo cuando escribe prosa, el seudónimo de Gil Torres Navarro.

Quédate

Quédate a mi lado
prendida de una sonrisa
o atrapada en mis labios.
¡Te cambio la sombra
por un beso!
Este día de sol
refleja tu mirada
en este aire que me trae
tu íntima voz
y me acuna el corazón
entre brazos tiernos.
Hoy voy a soborearte,
primavera que naces
a cada golpe de vos,
flor que invade en
cada sílaba espe rada,
lluvia mansa de vida.
Luz, palabra,
primavera…agua,
en mis manos te atrapo,
en mi pecho te acojo.

Miguel Ángel Villar

 

Es un artículo de Leiaa

(Visited 57 time, 1 visit today)

Un comentario

  • Leiaa 18 Octubre 2009en10:21 am

    Magní­fico poemario… muchas gracias Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × tres =