El silencio de los corderos, de Thomas Harris

Nos encontramos ante una pelí­cula que puede vivir aparte del libro del que procede, una pelí­cula que, en algunos momentos, incluso mejora y clarifica el libro, si bien se pierden otras escenas y datos, lógicamente por problema de duración. La pelí­cula ha sobrepasado el éxito del libro, que mucha gente no ha leí­do. También hay que decir que son varios los libros, y las pelí­culas, creados alrededor del doctor Lecter, como «Hannibal», que es bastante peor que la primera, tanto el libro como la pelí­cula; y «El dragón rojo», otro gran libro y otra gran pelí­cula, muy seria y convincente.
En este corte de la pelí­cula tenemos una famosa y deliciosa escena entre sus dos oscarizados protagonistas. Aní­bal y Clarice y su extraña relación.

Esta entrada fue publicada en Pelis. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.